Puebla, Pue. La creación de un Centro de Desarrollo Tecnológico para hacer software y aplicaciones móviles, es la intención para el 2020 de una agrupación de mujeres empresarias.

La presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias, Martha Yolanda Domínguez Trejo, comentó que también buscarán concursar en grupos por obras del gobierno estatal y de municipios de la zona metropolitana, por lo que están dispuestas a solicitar financiamientos para capitalizarse.

Mencionó que estos son los planes de quienes integran la agrupación, tras ver que hay más apertura de las empresas y autoridades en delegar proyectos a mujeres.

Sobre el centro de desarrollo tecnológico, dijo que es un proyecto que data desde hace cinco años, cuando comenzaron a cobrar más importancia los sistemas operativos para automatización en las industrias, que tienen la necesidad de tecnificarse, pero apostando por tener software propios que abaraten costos en mantenimiento sin afectar sus procesos productivos.

Domínguez Trejo dijo que están por lograr un financiamiento de la banca privada para abrir ese lugar en la Angelópolis, donde también quieren contribuir a la formación de más mujeres interesadas en tecnologías de la información, quienes requieren una actualización constante de conocimientos para poder trabajar en proyectos propios.

Mencionó que en el Centro Histórico de Puebla es donde han planteado adquirir una casona para acondicionarla, aunque no quiso revelar monto de inversión.

Indicó que después de enero prevén tener los recursos para trabajar; además pidieron crédito a instancias gubernamentales para el equipamiento, esto aprovechando programas que hay en apoyo a la innovación.

Garantizan ejecución

Domínguez Trejo comentó que la ejecución de obras de pavimentación y ampliación de tramos carreteros, son “cartas de presentación” para demostrar la responsabilidad que asumen en proyectos públicos y, por ende, se abren más las puertas ante las autoridades para que las tomen en cuenta.

Recordó que en este sector es el que más trabajo costó para que incursionaran, por ser un rubro en el que predominaban hombres, pero a pesar de eso tienen participación destacada como ejecutoras de obras públicas y privadas locales así como en foráneas, además de proveer en la renta de maquinaria.

“Algunas se autoemplearon por las barreras del sector masculino para dejarlas encabezar proyectos y otras asumieron la responsabilidad de negocios familiares, donde al ser hijas únicas decidieron estudiar ingeniería o arquitectura para ayudar a sus padres en la administración u operación”, destacó.

Indicó que en la actualidad hay condiciones para competir en forma abierta con hombres por licitaciones de obras; además hay la posibilidad de asociarse con ellos, lo cual ha ocurrido, pero en el próximo año hay planes de las socias por agruparse entre ellas.

kg