La industria manufacturera absorbe 46.8% del total de las remuneraciones y 36.8% del personal ocupado en Querétaro, por lo cual el sector tiene retos importantes hacia futuro para mantener la calidad del empleo y el desarrollo de capital humano, advirtió Ricardo Feregrino Sezatti, especialista de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC) campus Querétaro.

Indicó que el sector representa 70.2% de la producción bruta total local, aun cuando de las 69,022 unidades económicas que hay en el estado, 9.7% son industrias manufactureras, por debajo de las actividades de comercio y servicios privados no financieros.

Aunque se incentiven otras áreas, si queremos ser realmente más competitivos, este sector es el que debe seguir siendo el pilar de desarrollo del estado , aseguró.

Feregrino Sezatti mencionó que, en el corto y mediano plazo, la apuesta de las autoridades estatales está en la actividad manufacturera, por lo que se debe continuar con esa tendencia para aprovechar también la asignación de recursos e incentivos económicos.

Lo anterior, de la mano del impulso de programas de certificación y acciones de mejora para las pequeñas y medianas empresas proveedoras locales.

Antecedentes

De acuerdo con el catedrático de la EBC, entre las actividades manufactureras con mayor tradición en Querétaro se encuentran la metalmecánica, producción de enseres domésticos, la industria del plástico y químicos, automotriz, y alimentos y bebidas.

En tanto, existen sectores de desarrollo como el aeroespacial, de tecnologías de la información, logística, biotecnología, entre otros.

Evidentemente la tendencia es a que la proporción de empleo en la actividad industrial aumente, porque las industrias automotriz y aeroespacial se desarrollan de forma importante en el estado. Son dos sectores que mueven al mundo, es muy difícil que se detengan , enfatizó.

Agregó que, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la actividad manufacturera en el estado aumentó 12.5% en el último año, por lo cual, ante este ritmo de avance, es necesario desarrollar mano de obra calificada para sostener y aumentar sus operaciones.

Esta situación, expuso, impacta directamente en el incremento de la demografía y en el surgimiento de nuevas necesidades de capacitación y formación profesional, sobre todo en aquellos segmentos que se encuentran en desarrollo.

lucero.almanza@eleconomista.mx