Guadalajara, Jal. Debido al tamaño de la industria avícola de Jalisco –principal productor nacional de huevo y sexto a nivel mundial-, es imposible que los gobiernos estatal y federal vayan a indemnizar en su totalidad a los productores afectados con el brote de influenza aviaria, advirtió el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) en Jalisco, Álvaro García Chávez.

Por el tamaño de la avicultura en el estado es imposible. No hay gobierno que pudiera hacer eso; tenemos que ser muy cautos en no prometer algo que no podamos cumplir , indicó el funcionario.

Tras asegurar que el gobierno del estado tendrá que buscar recursos de otras partidas para conformar un fondo de contingencia en apoyo a los avicultores que perdieron sus parvadas, el titular de la Seder refirió que sólo en la región de Los Altos hay cerca de 90 millones de aves que representan una inversión superior a los 5,000 millones de pesos, únicamente en aves.

Obviamente, el recurso no aparece en ningún presupuesto; el gobierno del estado no tiene dinero ahí disponible para ver cuándo hay un brote de influenza aviar. Ese dinero no existe, se tendría que pedir el apoyo al Congreso para, en determinado momento, rescatar a todos estos avicultores , refirió.

Comparó crisis similares ocurridas en países como Chile, que tenía 4 o 5 millones de aves que sacrificaron en su totalidad, y Canadá, que también sacrificó todas sus parvadas, pero son países con condiciones económicas superiores, donde indemnizaron de manera inmediata a los productores .

NORMALIDAD, EN MÁS DE UN AÑO

Según el último reporte del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, en Jalisco se han sacrificado 8 millones de aves, pero el delegado de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, Juan Antonio González, advirtió que a esa cifra hay que añadir otros 4 millones que resultaron positivos al virus.

Según el funcionario federal, el repoblamiento de granjas y la recuperación de los niveles de producción de huevo que se tenían hasta antes del brote de influenza aviar AH7N3 tardará al menos un año y medio.

Ante ello, la Seder está en espera de la evaluación de daños que realiza la consultora Grupo de Economistas y Asociados (GEA) –contratada por la Asociación Nacional de Avicultores- para definir de cuánto podrá ser el apoyo público.

Todavía hay parvadas que seguramente tendrán que ser sacrificadas y la cifra podrá incrementarse. Lo más importante es salvar el patrimonio de la mayor cantidad de granjas y entrar luego en un proceso de reestructura que incluye no sólo el apoyo del gobierno del estado, sino que tenemos que coordinarnos con el gobierno federal , comentó García Chávez.

Añadió: Hay avicultores que han perdido el patrimonio no de su generación, sino de tres o cuatro generaciones . Pese a ello, aseguró, Jalisco no corre el riesgo de perder el liderazgo en la producción de huevo.

promo@eleconomista.com.mx