Monterrey, NL. El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, hizo un llamado a la Federación desde sus redes sociales para establecer un plan de vacunación anti-Covid-19 sin tintes políticos, y coincidió con los estados que asistieron a la reunión virtual de la Conferencia Nacional de Gobernadores, en que se debe agilizar y hacer más eficiente el programa de vacunación, para que sean los expertos quienes estén a cargo de la estrategia de inoculación.

“Se deben redefinir los equipos y las zonas prioritarias en las que se llevarán a cabo las campañas de vacunación, la Federación dispone que el grupo que realice las labores de inmunización sea encabezado por personal de dependencias ajenas al sector salud y que primero se vacune a la población en menor riesgo en lugar de las zonas donde mayor contagio tenemos”, indicó el mandatario.

El gobernador destacó que el plan de vacunación proyectado por el gobierno federal puede mejorar y que no es conveniente mezclar la política con la salud.

Por su parte, el secretario de Salud estatal, Manuel de la O. Cavazos se opuso a que esta estrategia sea conducida por un coordinador “que no sabe nada y por eso existe la Secretaría de Salud en los estados, quienes tienen todas las herramientas y el conocimiento técnico y científico, pero si se acude a servidores de la Nación y voluntarios afines esto no va a funcionar”, advirtió.

Rodríguez Calderón aseguró que cuando lleguen las vacunas para la población primero van a empezar a vacunar en la zona metropolitana, puesto que en la zona rural tienen pocos contagios.

“Vamos a vacunar donde se presente un evento adverso, en lugar de donde dan los apoyos (federales) si quieren participar los servidores de la Nación les pedimos que participen como observadores”, expresó el funcionario.

En Nuevo León se recibió el primer lote de vacunas con 1,950 dosis el 28 de diciembre y 4,875 dosis de Pfizer que llegaron el 6 de enero, las cuales se aplicarán al personal que está en primera línea de atención a pacientes con Covid-19.

El peor momento

De la O. Cavazos aseguró que Nuevo León está en el peor momento de la pandemia. El estado está en cuarto lugar nacional en defunciones, con 7,050 fallecimientos, más de 30 por día.

El número de casos ha crecido exponencialmente, ya que el pasado 2 de enero se registraron 692 casos confirmados y este sábado 16 de enero llegó a 1,002 pacientes contagiados.

Lo que más preocupa a las autoridades de salud es el aumento de hospitalizaciones, que ha rebasado el 70% de ocupación, este sábado llegó a 1,948 personas hospitalizadas.