Puebla, Pue. El gobierno de Puebla inició con las primeras pruebas de la Línea 2 de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), que tuvo una inversión por 1,565 millones de pesos, esto en medio de acusaciones por parte de los ex concesionarios de la línea 1 de adeudos por 15 millones de pesos.

Para dar el servicio, la administración estatal adquirió 27 autobuses articulados de la marca Scania, cada uno con capacidad de 160 pasajeros, que cubrirán el corredor de la 11 Norte-Sur, en la angelópolis, dentro de una extensión de 18.5 kilómetros, para dar servicio a 200,000 usuarios al día.

La dirección de Carreteras de Cuota Puebla y la Secretaría de Transportes (ST) son los responsables de operar esta nueva línea, similar al metrobús de la ciudad de México.

Piden que les paguen

Al respecto, Juan Cervantes Hernández, quien representa a 100 de los 130 ex accionistas de la línea 1, informó que interpusieron 15 demandas contra el gobierno por incumplimiento de contrato.

Dejó en claro que ya no les interesa recuperar la concesión, sino que les paguen los adeudos de más de un año de servicio.

Detalló que entre los demandados está el subsecretario de la ST, Víctor Mata Temoltzin, y su ex representante, Miguel Ángel Aceves Mendoza.

En junio del año pasado, la administración de Rafael Moreno Valle Rosas retiró a la empresa Articulados de Puebla la concesión de la línea 1 por supuestos malos manejos operativos y administrativos, que generaron un adeudo de al menos 300 millones de pesos por proveedores.

En entrevista, Cervantes Hernández aseguró que la autoridad estatal no ha querido acercarse con ellos: Nos cerraron las puertas para buscar una solución al adeudo .

Mencionó que, de acuerdo con algunos concesionarios, el gobierno estatal da al mes 3 millones de pesos para la compra de diesel de los vehículos de la línea 1, así como recursos para el pago del personal, ya que con el servicio no obtiene ganancias para cubrir la operación.

Auguró que la línea 2 tendrá el mismo escenario negativo, si el gobierno estatal no permite que los concesionarios de las rutas que circulan en la 11 Norte-Sur participen.

El primer derrotero del metrobús poblano costó 1,403 millones de pesos. Cubre un trayecto de 18.5 kilómetros.

miguel.hernández@eleconomista.mx