Guadalajara, Jal. Como resultado del distanciamiento social obligado por la pandemia de Covid-19, a un año de la crisis sanitaria, la industria turística de Jalisco detectó un nuevo perfil de visitantes que prefiere lugares menos concurridos, espacios amplios y actividades al aire libre.

Las necesidades y requerimientos del nuevo perfil del turista representan un área de oportunidad para la Asociación Haciendas y Casonas de Jalisco, cuya presidenta, Sally Rangel, cuenta a El Economista cómo éstos llamados hoteles boutique incrementaron considerablemente su demanda.

“En nuestro sector de hoteles en haciendas y casonas, en lugares de montaña, de lago y al aire libre, tenemos una recuperación, en algunos casos, con mejores números que en el 2019”, comentó.

Detalló que en el primer puente vacacional de este año la ocupación promedio fue de 59.4%, cuando históricamente para esa fecha, la ocupación máxima es entre 38 y 40 por ciento.

“Son lugares mucho más amplios, más abiertos, con mucha ventilación, con caminatas al aire libre. Nos olvidamos de los restaurantes cerrados, ya todos tienen las mesas afuera, todos nos reinventamos”, subrayó la presidenta de la asociación. 

Indicó que este segmento de hoteles se ha enfocado, además, a ofrecer eventos y festivales culturales como en Hacienda La Magdalena ubicada en Zapopan, donde en febrero fue el mes del tamal y marzo es el mes del chilaquil, “entonces, desayunas debajo de los arbolitos y tienes la hacienda como escenario”.

Inversión

Sally Rangel destacó asimismo la inversión que han realizado los hoteles boutique en la implementación de protocolos de sanidad para evitar contagios, y destacó que en cada establecimiento cuentan con lámparas UV, ozono y sanitizantes de última generación.

En la Asociación de Haciendas y Casonas de Jalisco hay 31 hoteles afiliados que se encuentran en 19 municipios del estado, y 15 de esos centros de hospedaje están ubicados en Pueblos Mágicos de la entidad. 

De acuerdo con su presidenta, este segmento de hoteles recibirá en las vacaciones de primavera, la visita de turistas nacionales que llegarán desde lugares ubicados a un máximo de cuatro horas por carretera.  

Durante Semana Santa y Pascua, el gobierno de Jalisco autorizó una ocupación máxima de 66% en el sector hotelero de la entidad.

En cifras

Según información de la Secretaría de Turismo federal, la ocupación hotelera en Guadalajara ascendió a 20.4% durante enero de este 2021, mientras en igual mes del 2020, llegó a 41.2 por ciento.

De las grandes ciudades, superó el indicador de Monterrey (18.1%), pero quedó detrás de la capital del país (21.5 por ciento). En tanto, Puerto Vallarta registró una ocupación hotelera de 35.8% en enero, frente a 82.7% un año antes; de los centros de playas tradicionales, sólo se ubicó por debajo de Mazatlán (40.0 por ciento).

estados@eleconomista.mx