Monterrey, NL. El gobierno de Nuevo León, a través de la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado, convocó a las instituciones financieras a participar en el proceso competitivo de Adquisición de Financiamiento Constitutivo de Deuda Pública Directa, autorizada por el Congreso estatal en el Presupuesto 2021, por hasta 2,970 millones de pesos. 

Estos recursos serán aplicados en inversión pública productiva, como lo establece la Ley de Disciplina Financiera y la fuente de pago son los ingresos por concepto de Impuesto sobre Nóminas, principalmente, y transferencias federales en un menor porcentaje, a un plazo de 20 años.

Carlos Garza Ibarra, secretario de Finanzas y tesorero general del estado indicó que el monto del financiamiento corresponde al 5% de los Ingresos de Libre Disposición presupuestados por el gobierno del estado, como lo establece la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y Municipios. 

Informó que los recursos se aplicarán principalmente para la continuación de la construcción de hospitales iniciada el año pasado y su equipamiento, en los municipios de Galeana, Sabinas Hidalgo y Juárez, y del Hospital Psiquiátrico.

Así como en la reconversión, infraestructura y equipamiento del Hospital Metropolitano, reconversión del Hospital Tierra y Libertad para atender pacientes Covid-19, obras en el Hospital Materno Infantil, así como el fortalecimiento de los mecanismos de atención médica relacionada con el virus.

Otra parte de los recursos será canalizada a los municipios para obras de infraestructura y programas del Fondo de Desarrollo Municipal, y a la compra de vagones para las líneas 1 y 2 del Sistema de Transporte Colectivo Metrorrey. 

También recibirán recursos los proyectos del Poder Judicial y de la Fiscalía General de Justicia del Estado, programas de acciones de mejoramiento ambiental, desazolve de ríos, construcción del CIDEB Zona Poniente de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), equipo de defensa, seguridad y protección civil, entre otros.

El tesorero comentó a El Economista que las reestructuras de 2016, 2017 y 2018 han permitido mejorar las tasas, y que en 2020 la Tasa de Interés Interbancario de Equilibrio (TIIE) bajó considerablemente, lo que disminuyó la presión financiera.

Deuda

Con datos del Registro Único de la Secretaría de Hacienda, la deuda de Nuevo León es de 51,155 millones de pesos y de 27,238 de sus entes públicos, al tercer trimestre de 2020.

De acuerdo con el Sistema de Alertas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en 2015, al inicio de la presente administración, la deuda de Nuevo León era equivalente al 140.2% de sus Ingresos de Libre Disposición. 

Consideró que con el financiamiento que se contratará en este 2021, la deuda estatal equivaldrá a 121%, es decir, 19 puntos porcentuales menos, debido a que los ingresos propios del estado se han incrementado más de 50% durante la actual administración. 

Al inicio de la administración el estado no contaba con recursos para inversión pública productiva y estaba impedido para contratar financiamiento, porque sus ingresos estaban comprometidos.

“Por esa razón nos enfocamos a reestructurar la deuda con los bancos acreedores, lo que nos permitió liberar recursos comprometidos y acceder a nuevos financiamientos. Desafortunadamente, el financiamiento es la única forma que Nuevo León tiene para acceder a recursos para inversión, pero se ha conseguido de los bancos condiciones notablemente más favorables que las que existían antes”, comentó Carlos Garza Ibarra.