Guadalajara, Jal. Ante la ausencia de financiamiento a través de la banca tradicional, las financieras tecnológicas se han instituido como la alternativa crediticia de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en ciudades como Guadalajara, Monterrey, Puebla, Querétaro y Ciudad de México.

Odhett Molina Casas, publirrelacionista de Konfío (empresa fintech especializada en pymes), dijo a El Economista que, con base en una encuesta de esa misma firma, entre 60 y 70% de las compañías que adquieren financiamiento registran crecimiento en los seis meses posteriores a la contratación del crédito.

“Nuestros créditos van muy enfocados a capital de trabajo, no lo utilizan para pagar otras deudas. El correcto uso del crédito les permite crecer entre 60 y 70% seis meses después”, refirió.

“Parte de nuestra misión es no sólo ayudar con créditos, sino dar herramientas a los emprendedores para que puedan crecer”, indicó.

En el marco de la celebración del Día Internacional de las Pymes el próximo 27 de junio, la empresa tendrá seminarios de capacitación simultáneos para pequeñas empresas en Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México.

La intención es transmitir a los emprendedores información sobre cómo impacta el financiamiento en el crecimiento en las ventas de los negocios y capacitación en temas como tecnología y comercio electrónico, explicó Molina Casas.

“Hicimos un reporte de crédito anual y detectamos todos los factores que están frenando el crecimiento de las empresas, para tratar de ofrecerles apoyo en esas áreas”, detalló.

Añadió que en el caso de Jalisco la financiera, que tiene cinco años en el mercado, atiende principalmente al sector comercio y servicios, industria de la construcción y agroindustria, entre otros.

“Todo nuestro proceso es 100% en línea, lo que nos permite dar cobertura a todos los estados de la República sin tener alguna sucursal”, dijo.

Destacó que uno de los grandes diferenciadores de la firma, con relación a las instituciones tradicionales, está en la parte de los requisitos.

“Si el pequeño empresario busca en la banca tradicional, le piden que tenga de tres a cuatro años dados de alta en Hacienda, nosotros les pedimos que tengan seis meses facturando. Ése es uno de los grandes diferenciadores.

“Nosotros le pedimos la contraseña del Servicio de Administración Tributaria que nos permite agilizar todo el proceso de evaluación de riesgos. Entonces lo que puede llegar a tardar dos meses en la banca tradicional nosotros, al momento que la persona termina su solicitud, le damos una respuesta de que su crédito está aprobado o no y el monto por el cual está aprobado”, puntualizó Odhett Molina.

Señaló que para una persona física el monto promedio del crédito va de 100,000 hasta 1.5 millones de pesos y si es persona moral, puede llegar hasta 5 millones de pesos.

[email protected]