La recuperación de las entidades del país seguirá por un camino prolongado y desigual en función de su base productiva, en la recepción de Inversión Extranjera Directa (IED) y en el avance de la vacunación contra el nuevo coronavirus, proyectó Moody's.

Por medio de un reporte publicado este miércoles, la agencia precisó que la recuperación irregular de los estados dependerá, como primer factor, del comportamiento de las diferentes actividades económicas.

El PIB de nacional cayó 8.5% a tasa anual desestacionalizada en el 2020, mientras por actividades, las disminuciones fueron de 10.1% en secundarias, de 7.8% en terciarias y de 0.5% en primarias, según datos del Inegi.

Ya en el segundo trimestre del 2021, los aumentos fueron de 27.9% en secundarias, 16.9% en terciarias y 6.8% en primarias, aunque si se compara con el cuarto trimestre del 2019, sólo el sector industrial avanzó (3.3 por ciento).

Debido a este comportamiento, impulsado por la reactivación de la industria y el aumento de los flujos de IED hacia este sector, la agencia espera que las entidades con una mayor vocación manufacturera tengan una recuperación económica más rápida.

En tanto, se proyecta que los subnacionales con mayor vocación terciaria se recuperen a un ritmo más lento, mientras que los estados que dependen más de la agricultura, verán una recuperación más estable.

Ante este comportamiento sectorial, Moody's informó que para el 2021 se estima que el crecimiento promedio de la actividad económica de los estados (excluyendo la Ciudad de México) será de 8.8 por ciento.

Los estados con una concentración secundaria alta, como Campeche, Tabasco, Coahuila, Sonora, Aguascalientes, Querétaro, San Luis Potosí, Chihuahua, Baja California, Tamaulipas, Guanajuato, Nuevo León, Tlaxcala y Puebla, registrarán tasas de crecimiento superiores al promedio de 8.8% en el 2021, planteó.

Para los estados ubicados en el norte del país, se prevé que sus economías se beneficien de su estrecho vínculo con el sector exportador (representaron más de 50% del total nacional en promedio del 2016 al 2020).

“Estos estados se beneficiarán del impulso que brinda el crecimiento económico en Estados Unidos, respaldado por el T-MEC, que continuará apoyando el comercio internacional en América del Norte, así como por su proximidad con Estados Unidos”, señaló.

Para el 2022 se espera que los estados tengan un crecimiento económico promedio de 5.4%, a medida que disminuyen los efectos base favorables. El crecimiento estará respaldado por el desempeño de la economía estadounidense y el consumo interno.

Además, se proyecta que Campeche y Tabasco experimenten un mayor crecimiento para este año y para el 2022, dada su importante participación del petróleo y sus derivados en el sector secundario (más del 60% de su PIB).

“La mayoría de los estados sólo alcanzarán sus niveles de producto prepandemia en el 2022, con excepción de Quintana Roo debido a su alta concentración en el turismo, uno de los sectores económicos más afectados por la pandemia en el 2020, por lo que es probable que se recupere hasta el 2023”, puntualizó la agencia.

Capitales foráneos

Moody's indicó que el segundo factor que marcará la diferencia para la recuperación de los estados es el crecimiento de la IED, donde las economías locales que reciban más capitales extranjeros se verán mayormente beneficiadas.

Precisó que la recuperación de la IED al inicio de este año se debe al sector secundario, particularmente a la manufactura y la minería.

“Estimamos que los estados con una base productiva más elevada en la industria manufacturera y minera se beneficiarán de mayores flujos de IED (...) Por lo tanto, es probable que los estados con una mayor concentración de su PIB en la manufactura y la minería obtengan un estímulo adicional. Éstos incluyen a Aguascalientes, Coahuila, Querétaro, San Luis Potosí, Guanajuato, Chihuahua, Baja California, Puebla, Tlaxcala, Sonora, Nuevo León, Tamaulipas, Campeche y Tabasco”, sostuvo.

Inmunización

El tercer factor que determinará la recuperación de los estados es el proceso de vacunación, ya que si hay una mayor tasa de inmunización se contribuirá a una recuperación económica más rápida.

“Los estados del norte del país tienen tasas de vacunación más altas que los estados del sur. Esperamos que los estados con tasas de vacunación más altas sean menos vulnerables a una segunda desaceleración económica, mientras que los estados más vulnerables son aquellos en los que la economía local depende del sector terciario y tienen tasas de vacunación bajas”, ahondó la agencia.

Los estados con mayor porcentaje de vacunación hasta la fecha (con al menos una dosis) son Chihuahua y Baja California, con 62% de la población. Por lo tanto, se espera que la actividad económica de estos subnacionales se normalice más rápidamente.

estados@eleconomista.mx