Guadalajara, Jal. Debido a que 68% de la superficie del estado de Jalisco sufre una “sequía severa”, es “inminente” la declaratoria de emergencia por parte del gobierno federal, anunció el gobernador, Enrique Alfaro Ramírez.

“Vivimos una situación que no se había vivido, según este reporte del gobierno federal, en los últimos 10 años en Jalisco. Tenemos primero que entender que lo que estamos enfrentando no es un asunto nada más que tenga que ver con la operación de un sistema o con la capacidad de respuesta de un gobierno”, indicó el mandatario estatal.

“Estamos viviendo un problema ambiental grave; estamos viviendo una sequía que hacía muchos años no se tenía en Jalisco”, subrayó Alfaro.

Refirió que la Comisión Intersecretarial para la Atención de Sequías e Inundaciones del gobierno federal, emitió un diagnóstico sobre la situación de Jalisco por lo que, dijo, “creo que esta semana, según lo que me informa el gobierno federal se va a hacer la declaratoria de emergencia por sequía en el estado de Jalisco”.   

Añadió que para hacer frente a la crisis provocada por la sequía, Jalisco sigue una ruta de trabajo para enfrentar, no solo el problema por el desabasto de agua en el área metropolitana de Guadalajara, sino para atender la sequía en todo el territorio estatal con acciones coordinadas entre las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Explicó que aún con las acciones implementadas, todavía se tiene un déficit de 468 litros por segundo en el sistema de distribución para el Área Metropolitana de Guadalajara.

El gobernador de Jalisco informó que el gobierno estatal ha realizado obras de infraestructura como la conclusión del acuaférico para aminorar el impacto de la escasez y, en los meses que todavía quedan de sequía, reforzarán trabajos en la presa Calderón para aumentar su capacidad de almacenamiento y aprovechar el próximo temporal de lluvias.