Al igual que en este año, el panorama para el 2022 seguirá estando lleno de contrastes para las diferentes regiones del país, esto derivado por sus vocaciones productivas y de cómo han sorteado los efectos de la pandemia, informó Grupo Financiero Ve por Más.

En el marco del webinar Tendencias Bx+: Más allá de la reactivación, Alejandro Saldaña Brito, economista en jefe del Grupo Financiero Ve por Más, explicó que las entidades, cuyas actividades económicas están orientadas a los servicios y turismo, nuevamente serán las que presenten mayor rezago.

Precisamente, porque aún no se ha restablecido totalmente la movilidad y porque aún no logran recuperarse de las primeras olas de contagios del nuevo coronavirus.

“Entidades como la Ciudad de México y Quintana Roo, que dependen mucho de la actividad en el sector de los servicios, el más afectado por la pandemia, seguirán con un rezago relevante”, ahondó.

En tanto, los estados enfocados en las actividades industriales y que tienen una mayor relación comercial con la Unión Americana continuarán presentando proyecciones y comportamientos alentadores.

Lo anterior, en parte es fruto de que Estados Unidos está implementando un plan de reactivación centrado en impulsar el consumo, en la reposición de inventarios y en la infraestructura.

“Para aquellos estados expuestos al crecimiento de la economía norteamericana, principalmente los ubicados en el norte y el Bajío, el panorama sigue siendo alentador; por ejemplo, en Baja California, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León y Sonora con vocación a la manufactura de exportación, destaca la evolución en industrias como la alimenticia, del plástico, hule, electrónica y metálica”, puntualizó.

No obstante, precisó que también surge la posibilidad de que los estados industriales experimenten una fuerte desaceleración, la cual duraría hasta mediados del 2022; “esto derivado de la falta de insumos y de los problemas con las cadenas de suministros”.

Acotó que se debe poner atención a los estados cuya vocación está orientada a la minería petrolera y a que están recibiendo mayores inversiones para detonar su infraestructura.

“Hemos notado un buen desempeño en la minería petrolera en Chiapas y Tabasco, en este último, también la construcción ha sido relevante, lo que puede deberse a unas obras de infraestructura puestas en marcha en los últimos años”, destacó.

 

Cuarta ola

Alejandro Saldaña dio a conocer que también tienen contemplado que para diciembre de este año y enero del 2022 se genere una cuarta ola de contagios en los estados del país, pero estiman que su impacto no será tan significativo como en las anteriores, ya que hay más población vacunada.

“Tenemos incorporado en nuestro pronóstico que en diciembre y en enero próximos pudiera haber un incremento de los contagios, pero esto no generaría restricciones importantes en la actividad económica porque la vacunación ha avanzado”, ahondó.

“Incluso, en Ciudad de México ya casi todos los adultos, los mayores a 18 años, pudieron tener acceso a una vacuna, mientras no salgan variables que escapen de la efectividad de las vacunas, no vemos una restricción importante en la economía”, agregó.

El economista en jefe del Grupo Financiero Ve por Más reconoció que un comportamiento que quizás podría surgir, es que ante un incremento de contagios una parte de la población podría autoaislarse.

“Si creemos que ante el incremento de contagios si pudiera haber algunas moderaciones en la movilidad social, autoimpuestas (...) Hay que tomar en cuenta que los contagios hoy por hoy han seguido siendo relativamente bajos, no estamos en una situación como Alemania, Reino Unido”, detalló.

estados@eleconomista.mx

rrg