Aunque el crédito bancario ha mostrado una recuperación en los últimos meses luego del impacto negativo derivado de la pandemia de Covid-19, en México sigue habiendo un problema de demanda más que de oferta, afirmó Eduardo Osuna, vicepresidente y director general de BBVA México.

Durante un encuentro con medios, destacó que el sistema financiero mexicano, y en específico BBVA, cuentan con capital suficiente para satisfacer todos los requerimientos de proyectos de este país.

La Asociación de Bancos de México (ABM) ha dicho que hoy cuenta con alrededor de 1.3 billones de pesos para prestar a proyectos, tanto de empresas como de familias, que sean viables.

Afecta la informalidad

El problema, señaló Osuna, es que la demanda es baja dado que hay un nivel muy importante de informalidad en el país.

“Cuando el 55-60% de la gente trabaja en el sector informal, y 25% de la economía es informal, es muy difícil otorgar crédito porque la gente no reporta sus ingresos, porque está empleada, porque no gana lo que debe ganar por estar en la informalidad. Entonces el problema de México es la demanda de crédito”, precisó.

El director de BBVA consideró que es necesario, además, que haya un mayor número de proyectos de infraestructura como, por ejemplo, en cuestiones de logística.

En este sentido, consideró que si se quiere acelerar el crecimiento económico del país, debe combatirse la informalidad para que fluya más crédito.

“Necesitamos infraestructura, más formalidad en la economía para que el crédito se acelere más de lo que estamos viendo”, puntualizó.

Mencionó que en el caso de BBVA el crédito crecerá este año casi en todos sus segmentos, lo mismo que en el 2022, pero enfatizó en que el repunte debería ser mayor a nivel general.

“Pero en este país debe crecer mucho más rápido el crédito para empezar a tener niveles razonables al desarrollo de esta economía y al tamaño de la economía”, expuso.

rrg