Cada entidad federativa del país necesita un paquete de inversión diferenciado, acorde a sus necesidades, el cual tiene que trabajar sobre los factores que generan desarrollo sustentable a mediano y largo plazo.

Así lo manifestó Enrique Garcilazo, jefe de la Unidad de Políticas Regionales y Rurales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al exponer que las disparidades territoriales en México están por arriba de la media registrada por el organismo; tan sólo Chiapas y Oaxaca tienen un Producto Interno Bruto (PIB) per cápita menor al promedio nacional, mientras las entidades del norte están por encima en 80 por ciento.

En el Foro OCDE México 2018: Un Futuro con Crecimiento e Inclusión, indicó que la implementación de políticas regionales y estatales puede evitar los problemas que implican las disparidades.

La solución a éstas no es quitarle a uno y darle a los demás, sino planear en cada estado cómo se incrementará la productividad con base en el tamaño territorial, detalló Enrique Garcilazo.

Como ejemplo de las políticas urbanas que se han hecho en el país y que no han favorecido al combate contra la disparidad, mencionó el nuevo enfoque en la vivienda.

Además de traer formalidad a gente con necesidad, destacó, el nuevo enfoque generó un crecimiento desordenado, problemas de transporte y congestión, aunados a la deficiencia y baja calidad de vida.

“Hemos trabajado bastante en la nueva agenda urbana y lo que vemos son dos casos importantes: el enfoque en las áreas funcionales (planificación espacial, transporte, movilidad y recursos), y en turismo, que es un sector muy importante para México porque representa casi 10% del PIB; sin embargo, se trata de un modelo concentrado”, acentúo.

El jefe de la Unidad de Políticas Regionales y Rurales de la OCDE destacó la centralización que aún existe en los recursos del gasto federalizado, pues “hay poco margen de maniobra para poder implementar esta visión de adaptar las políticas a las necesidades e involucrar más a los territorios”.

Indicó que falta avanzar más en el tema de la recaudación municipal y la rendición de cuentas, por lo que la coordinación entre gobiernos estatales y federal se debe fortalecer, al igual que la capacitación del personal, a fin de que haya mejores prácticas presupuestarias y se rompa “la sectorización, porque no hay una integración”.

Voces locales

Bajo este contexto, Marco Mena Rodríguez, gobernador de Tlaxcala, refirió que el desarrollo regional depende en gran medida de la manera en que se gasta el dinero público.

“Por un lado, la descentralización y la transparencia han generado que los estados y los municipios tengamos más recursos, pero, por otro, estos recursos no han resuelto problemas estructurales. Hay una problemática desatendida en este diseño institucional del federalismo fiscal, de desigualdad y disparidad”, puntualizó.

No es un tema solamente de dinero, sino del tipo de modalidad empleada para ejercerlo. Los estados y municipios están limitados en la decisión de los gastos, sobre todo, porque hay una fuerte dependencia de los recursos federales, enfatizó el mandatario.

La delegada de Iztapalapa, Dione Anguiano Flores, comentó que en la Ciudad de México el agua es un tema de inequidad y federalismo, puesto que derivaba de una inversión en infraestructura hidráulica.

“Según los especialistas, necesitaríamos 2,300 millones de pesos para rehabilitar la red y poder salir de este problema tan grande, pero esto no se ha hecho”.

“Mientras otras delegaciones tienen 300 litros de agua por individuo, en Iztapalapa se entrega entre 80 y 100 litros. Esta parte es la que tenemos que poner en discusión, porque el federalismo tiene que apoyar a los gobiernos locales a través de una distribución de la riqueza equitativa con base en la población, cosa que hoy no pasa”, aseveró.

Juan Hugo de la Rosa García, presidente municipal de Nezahualcóyotl, relató que actualmente, de la totalidad de los recursos presupuestales, 80% lo ejerce la Federación, 20% los gobiernos estatales y de ese porcentaje deben compartir 20% a las administraciones locales.

[email protected]