La liberación del precio de la gasolina pone en jaque a la economía de los estados fronterizos en México, y diario se fugan 3 millones de pesos a Estados Unidos, por gozar de precios de combustible de hasta 50% menos que la comercializada en nuestro país, lo cual incentiva el consumo general en la zona estadounidense, y orilla a los negocios mexicanos a cerrar, denunció Jorge Cervantes Arenas, presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur).

Urge lograr un acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Economía para permitir la homologación del precio de la gasolina con Estados Unidos, y (que) esto evite compras de consumidores que cruzan la frontera a diario para adquirir combustible , demandó en entrevista con El Economista.

Explicó que en Arizona el precio de la gasolina tiene un valor de 2.35 dólares por galón (alrededor de 13 pesos por litro); mientras que en Sonora y Baja California es de 17 y 19 pesos, lo que representa un costo muy superior, que deja al empresario sin formas de competir.

Comentó que la homologación del precio de la gasolina con el de ciudades fronterizas norteamericanas, como El Paso, Texas, o Calexico, California con Mexicali, Baja California; era una medida que implicaba beneficios para la economía de los estados, porque evitaba la fuga millonaria de dinero.

Sin embargo, este incentivo se canceló con el decreto de la liberalización del precio de la gasolina en el país, en el cual se determinan más de 80 zonas diferenciadas en los costos; lo que llevó a una incongruencia de tener costos más altos en las gasolinas y diesel con respecto a la zona centro del país.

No pedimos subsidios, porque sabemos que está la liberalización del combustible, pero sí un acuerdo para homologar costos con EU, porque tenemos estimado que ha incrementado 25% el flujo de efectivo en Estados Unidos por consumidores mexicanos y esto muy perjudicial para la economía de los estados y del país , alertó Cervantes Arenas.

El presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos dijo que a lo anterior se suma un problema de percepción, pues hay consumidores que consideran que la gasolina estadounidense es de mejor calidad y rinde más.

Refirió que se trabaja en diferentes frentes y se tiene la esperanza de que haya acciones pronto, pues el tema se colocó en un anexo de la agenda del Pacto Económico, a fin de que continúe la homologación de precios.

Opinó que el problema no es minúsculo puesto que tan sólo Mexicali cuenta con 1 millón de habitantes y 400,000 vehículos circulando a diario, lo cual significa que casi la mitad de la población tiene un auto, y al poseer las dos terceras partes de los habitantes pasaporte y visa, el cruce se realiza sin problemas.

[email protected]