Guadalajara, Jal. Industriales de la construcción e ingenieros civiles de Jalisco reprobaron la decisión de la Comisión Nacional de Agua (Conagua) que, por los recursos legales interpuestos, determinó que la cortina de la presa El Zapotillo —que abastecería de agua a Guadalajara y Los Altos, en Jalisco, así como a León, Guanajuato—, se construya a una altura de 80 metros en lugar de los 105 proyectados.

“Estamos preocupados por el déficit real de agua en el área metropolitana de Guadalajara y en todo Jalisco. En el área metropolitana de Guadalajara, tenemos un déficit de casi 3 metros cúbicos por segundo y esa decisión que se toma de construir la cortina de la presa a 80 metros no resuelve este déficit”, señaló el presidente de la delegación Jalisco de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Luis Méndez Jaled.

“Como estaba originalmente planteada la presa, con una cortina de 105 metros de altura, daba un caudal de 3.8 metros cúbicos para la ciudad de León y de 1.8 metros cúbicos para Los Altos y para el área metropolitana de Guadalajara, de 3 metros cúbicos”, detalló.

Sin embargo, el pasado 27 de marzo, el director de Conagua, Roberto Ramírez de la Parra, afirmó que, debido al proceso judicial que enfrenta el proyecto, la cortina de la presa quedará a 80 metros de altura.

Al respecto, el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Jalisco (CICEJ), Armando Brenez Moreno, afirmó que “debido a temas políticos”, la infraestructura hidráulica en la entidad tiene un atraso de 25 años, por lo que es necesario terminar la presa El Zapotillo con la cortina a 105 metros de altura.

Abastecimiento

Según Brenez Moreno, a esa altura, el embalse permitiría almacenar el doble de agua que si se construye la cortina a 80 metros.

De acuerdo con información de Conagua, la presa con una altura de 80 metros almacenaría 411 millones de metros cúbicos de agua, mientras que a 105 metros de altura podría almacenar 910 millones.

“Definitivamente, El Zapotillo tiene que ir adelante. Las autoridades que lleguen, sin importar el color, deben trabajar en ese sentido para que Guadalajara en 20 o 30 años no se vaya a colapsar por falta de agua, porque estamos a punto de que eso suceda”, advirtió.

El presidente del CICEJ lamentó que, desde el inicio del proyecto, “el embalse ha estado envuelto en argumentos politizados” lo que ha redundando, dijo, en el actual déficit de 1,200 litros por segundo que tiene la zona metropolitana de Guadalajara y, por lo cual, desde el mes pasado, mantiene sin agua a 60 colonias de la ciudad.

Méndez Jaled advirtió que “la población sigue creciendo y vamos a ver un déficit tal vez de 4, 5 o 6 metros cúbicos dentro de 10 años y esto inhibe el desarrollo económico”.

[email protected]