Puebla, Pue. Ante los planes del ayuntamiento para remodelar el Zócalo, la Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turismo (Canaco Servytur) pidió a dicha autoridad que no permita más el comercio ambulante en las zonas aledañas del Centro Histórico, que continúa proliferando en plena pandemia de Covid-19.

Marco Antonio Prósperi Calderón, presidente del organismo, con 7,600 afiliados, comentó que a los negocios de la zona les preocupa que “se quiera embellecer el corazón de la ciudad”, pero no se atienda el llamado del sector por prohibir la competencia desleal.

Indicó que las obras quizá afecten a los negocios del Zócalo por algunos meses, pero la demanda central de que no haya más comercio informal “continuará sin atenderse en lo que resta del gobierno municipal”, que se renovará el 15 de octubre.

Puntualizó que está pendiente la reunión de las organizaciones de comerciantes, restaurantes y hoteles con las autoridades municipales para conocer los tiempos de obras, pero se han enterado por la prensa que serán seis meses y supuestamente se llevarán a cabo por la noche para que no causen molestias.

Situación económica

No obstante, dijo que los comercios del Centro Histórico no han encontrado un equilibrio en las ventas, ya que al menos 15% de los 10,000 negocios que se encuentran en la zona determinaron cerrar de manera temporal o reubicarse a otras zonas de la ciudad.

Prósperi Calderón expuso que los negocios entraron a una etapa de sobrevivencia, en la que saldrá adelante el que venda para sacar sus gastos operativos o tenga para resistir la contracción del mercado.

Expuso que el retiro de informales es una demanda que presentaron desde el 2015, cuando se volvió a desbordar porque autoridades municipales lo permitieron por acuerdos políticos, pese a que afectaban a los comercios establecidos.

Reconoció que el Zócalo requiere mejoras, pero que no era momento de hacerlas debido a la difícil situación económica derivada de la pandemia, y lo ideal era esperar hasta después del primer semestre del año para una mejor planeación.

Consideró que los más de 50 millones de pesos que se invertirán en las obras del Zócalo, mejor se hubieran integrado en una bolsa para apoyar a los micro y pequeños negocios, que con esfuerzo pagan la renta de locales pese a que reciben descuentos de los inmobiliarios.

estados@eleconomista.mx