Guadalajara, Jal. Como parte de la inversión de 15,000 millones de pesos que realiza el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) en la ampliación y remodelación del Aeropuerto Internacional de Guadalajara, autoridades de los tres niveles de gobierno presenciaron el arranque oficial de la construcción de la segunda pista de la terminal aérea tapatía, la cual supondrá un crecimiento considerable en su capacidad de operación.

“Con la segunda pista nos aumenta en más de 50% la capacidad para recibir aviones (...) Las inversiones siguen, con todo y pandemia, no se recorta la inversión estipulada a los aeropuertos que operamos, y este recorrido por las obras hace palpable que lo mejor está por venir”, afirmó el director del GAP, Raúl Revuelta Musalem.

La segunda pista medirá 3.5 kilómetros de largo y tendrá una superficie aproximada de 160,000 metros cuadrados.

Al respecto, el presidente de la Asociación Nacional de Consejos Agroalimentarios de México, Jacobo Cabrera, dijo a El Economista que “el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, si es debidamente planeada la ampliación de la segunda pista, tendrá muy buenos augurios para la región y desde luego, como palanca de desarrollo para todo el país”.

El dirigente empresarial destacó que el sector agroindustrial de la región Centro-Bajío-Occidente será uno de los principales beneficiados con el aumento en la capacidad de operaciones aéreas, una vez que esté en funcionamiento la segunda pista del aeropuerto.

“Toda vez que, al día de hoy, 30% de las exportaciones de perecederos que se envían fuera de México vía aérea salen desde el aeropuerto de Guadalajara (...) Sumando la capacidad productiva de los ocho estados del Centro-Bajío-Occidente, incluyendo a Michoacán y Colima, estamos hablando de casi 54% de la producción nacional (del sector agroindustrial)”, detalló Cabrera Palos.

Indicó, no obstante, que además de incrementar la capacidad de operaciones aéreas, es necesario ofrecer un valor agregado para consolidar a la región como el hub logístico del país, en el que se puedan interconectar los puertos marítimos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas con una cadena de frío, empaques y productos procesados.

“La oportunidad es enorme porque vamos a poder interconectar toda la producción nacional donde el hub logístico del Centro-Occidente cobra una relevancia fundamental para poder impulsar, al final de cuentas, la palanca de desarrollo de nuestro país que es la agroindustria”, puntualizó Jacobo Cabrera.

Especificaciones

Las obras de ampliación y modernización del aeropuerto incluyen, además, aumentar de 15 a 29 las líneas de revisión de pasajeros en filtros de seguridad, modernización de la fachada de la Terminal 1 y las zonas de llegadas nacionales.

También crecerán los aeropasillos de 12 a 27; habrá un nuevo sistema automatizado para equipaje documentado que crecerá al doble su capacidad; los cajones de estacionamiento se triplicarán y el crecimiento de la aviación general aumentará 150% su superficie para alcanzar los 126,000 metros cuadrados.

En el edificio de usos mixtos se construye un hotel Hilton Garden Inn con 180 habitaciones.

estados@eleconomista.mx