Con el propósito de convertir a la capital del país en la urbe más sustentable del mundo e implementar una estrategia para reducir los efectos del cambio climático, el Gobierno de la Ciudad de México presentó el plan de acción para una economía circular, con el cual se prevé un ahorro al 2024 de 8,500 millones de pesos.

El gobierno capitalino realizará una inversión inicial de 300 millones de pesos para infraestructura y lograr transformar las 12,700 toneladas de residuos sólidos que se generan diariamente en la ciudad, en un proceso de reciclaje que permita reincorporarlos a obras y construcciones que emprenden las dependencias y alcaldías.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, mencionó que como parte de los siete ejes de la estrategia integral para la mejora del medio ambiente se encuentra Basura Cero y Economía Circular, cuyo objetivo es evitar el envío de residuos sólidos a los rellenos sanitarios y aprovecharlos como materia prima.

“Esto significa que avanzamos hacia una economía circular. Los residuos regresan a la economía. Antes se consideraba que estaba la materia prima, la transformación, el consumo y residuos como parte de una economía lineal”, expresó.

La mandataria explicó que actualmente se destinan 2,800 millones de pesos para trasladar la basura al Estado de México y Morelos. Sin embargo, ese recurso puede ser utilizado para mejorar el manejo de los residuos sólidos en Ciudad de México.

“Vamos a lograr llegar a Basura Cero y Economía Circular, reduciendo, reciclando, reusando, y revalorizando los residuos sólidos. Además, hay miles de toneladas de cascajo en la ciudad que deben tener la misma estrategia para que dejen de tirarse en cualquier espacio”, comentó.

Sheinbaum Pardo destacó que la meta de Basura Cero y Economía Circular, en el caso de residuos no orgánicos, es pasar en cuanto a su producción, de 1,900 toneladas que se generan actualmente a 3,200 hasta el año 2024.

Dijo que dicha meta se logrará con la participación de la Iniciativa Privada, de los recicladores que cuentan con pequeños negocios y con los trabajadores de la Sección 1 del gobierno de la capital, “que son los grandes recicladores de Ciudad de México. Tenemos que aprovechar también su conocimiento, su trabajo, su inventiva, para poderlos incorporar en esta estrategia que es fundamental”.

La secretaria del Medio Ambiente, Marina Robles García, refirió que para la gestión de los residuos sólidos es necesario redoblar esfuerzos para el reciclaje y para la investigación de nuevas tecnologías y lograr disminuir las 9,000 toneladas de residuos que se llevan todos los días a los rellenos sanitarios.

“Esto tiene sentido económico y en términos sociales y ambientales, porque son recursos que permiten aprovecharse para después ejercer menor presión en los recursos naturales y generar menor deterioro en la naturaleza”, aseveró.

Ejes

Las líneas estratégicas de Basura Cero serán:

  • Reducir el volumen de residuos: regularización de empaques y etiquetas que permitan un consumo responsable.
  • Regulación para la reducción de productos de un solo uso.
  • Manejo adecuado de residuos: la correcta separación de los residuos; capacitación y reconocimiento a personal de limpia de la ciudad.
  • Mejora en la infraestructura: Habrá una planta de transferencia y de selección, en la zona de Vallejo para detonar el manejo adecuado de los residuos.
  • Aprovechamiento: convocatoria que saldrá en próximos días para presentación de plantas procesadoras de cascajo (podrían ser seis) con centros de acopio asociados.
  • Impulso al empleo: formación de cooperativas y microempresas que se dediquen al manejo de residuos.
  • Cultura ambiental: campañas permanentes, principalmente en las alcaldías Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, y Gustavo A. Madero, así como la recuperación de un comité técnico para coordinar la calidad de la separación.
  • Cambio climático: se reducirá 73% de emisiones contaminantes.

[email protected]