Durante el 2021, las 32 entidades del país generaron empleos formales, aunque en la mayoría derivó de un efecto rebote por las pérdidas registradas en el 2020 debido a la pandemia de Covid-19.

Si se consideran los saldos del año pandémico y del 2021, 25 estados presentaron variaciones positivas, es decir, la creación de trabajos del año pasado superó la merma laboral del 2020.

Así, la entidad con la mayor generación de empleos formales en estos dos años fue Baja California, con un saldo total de 85,502 plazas aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), resultado de la creación de 27,952 puestos en el 2020 y de 57,550 en el 2021, de acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

La fortaleza de Baja California fue el conjunto de industrias manufactureras, con 65.1% del total generado en dos años; su talón de Aquiles es el sector de servicios para empresas, personas y el hogar, con un saldo negativo de 5,551 empleos.

El segundo lugar corresponde a Nuevo León, con una creación total de 63,793 trabajos formales, consecuencia de las 86,364 nuevas altas en el IMSS en el 2021 y de 22,571 bajas en el año que comenzó la contingencia sanitaria.

En este caso, los pilares labores fueron industrias de transformación (67,621 nuevas plazas) y comercio (30,024), aunque sus pendientes se concentran en tres sectores: agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza (488 puestos perdidos); construcción (5,010), y servicios para empresas, personas y el hogar (45,928).

A los estados fronterizos les siguieron Tabasco (38,118 empleos formales creados en dos años), Chihuahua (37,578), Jalisco (37,300), Estado de México (24,200), Querétaro (20,757), Coahuila (12,959), Hidalgo (12,752) y Durango (11,561).

Mientras las entidades con menos de 10,000 trabajos generados entre el 2020 y el 2021 y más de 3,000 fueron Sonora (9,844), Yucatán (9,044), Sinaloa (8,839), Nayarit (8,348), Chiapas (7,554), Guanajuato (7,520), Aguascalientes (7,238), Zacatecas (6,803), Baja California Sur (6,346), San Luis Potosí (3,664) y Tamaulipas (3,659).

En tanto, los territorios con menos de 1,000 plazas como saldo laboral fueron Morelos (1,856), Michoacán (1,494), Colima (1,349) y Tlaxcala (827); a pesar de que estos estados se colocaron en los últimos lugares, resalta que ya superaron los estragos que trajo consigo la pandemia en el mercado de trabajo.

Al otro extremo, siete entidades mostraron saldos negativos en estos dos años de análisis. La peor posicionada fue la Ciudad de México, con un déficit de 157,456 empleos, producto de las 223,379 plazas perdidas en el 2020, las cuales no fueron compensadas por los 65,923 nuevos puestos formales en el 2021.

El total nacional resultó en un saldo positivo de 198,706 empleos formales.

estados@eleconomista.mx