Cancún, QR. La Asociación de Secretarios de Turismo de México (Asetur) alista el lanzamiento de una campaña para prevenir los fraudes cibernéticos en la venta de paquetes vacacionales, los cuales alcanzan los 4,000 casos cada hora a nivel nacional.

Andrés Aguilar Becerril, encargado de despacho de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo, aseguró que en el caso de la entidad se tienen 74 casos en proceso de denuncia, por lo que se lanzó esta propuesta desde el Caribe mexicano en el marco del pasado Tianguis Turístico de Mérida, que será adoptada por la Asetur y lanzada antes del inicio de las vacaciones de fin de año, con el objetivo de dar herramientas a la gente para evitar ser víctimas de estos fraudes.

El funcionario adelantó que la campaña está acompañada de un trabajo permanente de la policía cibernética que rastrea las ofertas fraudulentas y hasta el momento ha identificado al menos a cinco portales o sitios web que estafan a la gente.

“Estaremos trabajando en tres estrategias. La primera es la prevención y desde la prevención llegamos a un acuerdo que de hecho se anunció ahora en Asetur, en el marco del Tianguis Turístico, donde las 32 entidades, derivado de la estrategia de Quintana Roo, estaremos lanzado una estrategia de prevención para el consumidor respecto de estos productos turísticos”.

Lo segundo es la plataforma estatal de prestadores de servicios, en la que las empresas estatales que oferten hospedaje, transportación o cualquier otro servicio relacionado con el turismo, tendrán que estar dada de alta en dicha plataforma de manera obligatoria “o será merecedora de una sanción en caso de que no cumplan con este registro oficial”.

El tercer punto de la estrategia es el trabajo coordinado tanto con la Secretaría de Seguridad Pública como con Fiscalía General del Estado “para algunas denuncias que ya tenemos, que están investigando y que estamos esperando sean sancionadas”.

Becerril Aguilar aseguró que “existe ya un permanente ciberpatrullaje a través de la policía cibernética que está monitoreando y que está denunciando a plataformas como Facebook y todas aquellas publicidades que son engañosas”.

El funcionario aseguró que México es el país con más casos de fraude cibernético en América Latina, con alrededor de 4,000 casos cada hora.

“Nos preocupa el hecho que se esté lastimado el patrimonio de muchas familias mexicanas, que con suerte se dan cuentan antes de llegar a sus vacaciones, y en el peor de los casos llegan y se dan cuenta que fueron víctimas de fraude y eso evidentemente lastima la imagen del destino, porque piensan que el delito se cometió en Quintana Roo cuando en realidad es un delito que es muy difícil de ver cuál es su origen”.

Antecedente

A principios del 2021, la Secretaría de Turismo estatal (Sedetur) informó que tenían registro de 18 casos de fraude en venta de paquetes turísticos para vacacionar en Quintana Roo.

En total eran cinco agencias de viaje las que hasta ese momento habían sido inhabilitadas por fraude en la venta electrónica, debido a la denuncia colectiva que ingresó la dependencia ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Se ha detectado un gran número de estos casos a través de la plataforma Guest Assist. El fenómeno se realiza en la venta de servicios turísticos en Internet, con empresas que están ubicadas en varias partes de la República, pero cuando llega el turista a Quintana Roo y quieren hospedarse se encuentran sin reservas o sin tours en las excursiones, explicó entonces Marisol Vanegas Pérez, entonces titular de la Sedetur.

“Ninguna secretaría se había aventurado a hacer una denuncia colectiva ante la FGR. Recibimos casos que sin ser gestados localmente son importantes para la atención de los turistas”, expuso.

No obstante, reconoció que es muy difícil localizar a este tipo de empresas porque continuamente están cambiando de nombre y de ubicación.

Pese a que solo constan 18 expedientes completos con la documentación que prueba la estafa, se han identificado unos 180 casos de fraude cuyo monto supera los 4,000 millones de pesos, agregó.

estados@eleconomista.mx