Durante abril del 2020, los efectos de la pandemia del Covid-19 ya se reflejaron en la actividad aeroportuaria del país, ya que además de que todas las terminales aéreas presentaron reducciones en la movilización de pasajeros y de carga, abril fue el peor mes desde que se tiene registro en la transportación de turistas.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en el cuarto mes del año, cuando inició la emergencia sanitaria nacional, los aeropuertos en México movilizaron 959,145 turistas (domésticos e internacionales), que significó una caída de -92.8%, en relación con los 13.2 millones de visitantes transportados en abril del 2019, es decir, una reducción de 12.3 millones de personas.

En términos absolutos, es el nivel más bajo para cualquier mes desde 1992, año que comienza la base estadística de la SCT, mientras por variación porcentual, sólo considerando abril, es la primera disminución desde el 2010 (3.2 por ciento). Lo anterior, derivado de que el sector está prácticamente paralizado ante la crisis generada por el coronavirus, ya que varios países restringieron viajes por cuestiones de prevención, además de la baja demanda local.

Este resultado nacional deriva del comportamiento de cada terminal aérea. Durante el cuarto mes de este año, de los 15 principales aeropuertos, en volumen de pasajeros, las contracciones anuales más pronunciada se dieron en Cancún (-97.1%), San José del Cabo (-95.0%), Bajío (-93.6%) y Mérida (-93.3 por ciento).

Mientras el top 5, que concentra 69.3% de los turistas trasladados, los desplomes fueron los siguientes: Ciudad de México de -92.8% anual (movilizó 295,649 personas en abril), Tijuana de -82.6% (129,909), Guadalajara de -90.7% (111,960), Cancún de -97.1% (65,317) y Monterrey de -93.2% (61,694). Destaca que por primera vez la terminal de Cancún deja el segundo puesto.

De los aeropuertos que transportaron menos de 10,900 turistas y más de 1,000, las caídas oscilaron entre -66.8 y -98.0%; en este grupo se encuentran, por ejemplo, Huatulco, Puerto Vallarta, Querétaro, San Luis Potosí, Reynosa, Chihuahua, Aguascalientes, Zacatecas, Ciudad Juárez, Toluca, Acapulco, Puebla, Puerto Escondido, Mazatlán, La Paz, Torreón, Colima, entre otros.

En tanto, las terminales aéreas con menos de 600 pasajeros tuvieron desplomes entre -67.9 y -98.2%; aquí se ubican Chetumal, Cozumel, Matamoros, Manzanillo, Loreto, Palenque, Poza Rica, Nuevo Laredo, Ixtepec, Ciudad Victoria, Tamuín, Guaymas, Nogales, Cuernavaca y Tehuacán.

Así, de los 59 aeropuertos en el país con registro de movilización de turistas, la baja anual más pronunciada en el cuarto mes del año fue en Cozumel, con una variación negativa de -99.1%, llegando a transportar sólo a 482 pasajeros.

Debilidad en consumo

Por su parte, los aeropuertos en el país movilizaron 51,125 toneladas de carga (doméstica e internacional), que representó una reducción de 38.8%, en comparación con las 83,5050 toneladas en abril del 2019.

Al considerar sólo el cuarto mes de cada año, es el nivel más bajo desde el 2009, cuando se transportaron 44,213 toneladas, aunque por tasa anua, es más pronunciada que la de ese año (-25.1 por ciento).

Dicho comportamiento del transporte de carga vía aérea va en sintonía con los efectos de la contingencia sanitaria, en la cual sólo tuvieron actividad sectores esenciales. Además, se suma la merma en la economía mexicana: según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Producto Interno Bruto del país se contrajo -0.1% anual en el 2019, el primer decrecimiento desde el 2009, año de la crisis económica y financiera mundial, mientras en el primer trimestre del 2020 descendió -2.2% (fase de recesión técnica).

Es decir, hubo una menor demanda de insumos y bienes terminados. Cabe mencionar que no solamente el impacto negativo fue local, sino también exterior, donde se percibe un menor consumo.

Por el top 5 de terminales aéreas, las contracciones se dieron de la siguiente manera: -43.7% en Ciudad de México (25,420 toneladas de carga movilizadas en abril), -9.6% en Guadalajara (11,565), -39.5% en Querétaro (2,693), -41.9% en Monterrey (2,651) y -15.1% en Toluca (2,127).

De los aeropuertos entre menos de 1,500 y más de 500 toneladas trasportadas, las variaciones fueron de -31.6 a -79.0%; en este rubro están San Luis Potosí, Tijuana, Mérida, Cancún y Hermosillo.

Con menor de 370 toneladas, y más de 100, se posicionaron Chihuahua, Culiacán, Villahermosa, Ciudad Juárez y Mazatlán. La disminución menos pronunciada fue para Culiacán (-3.5% -también en el país), y la más, en Ciudad Juárez (-49.7 por ciento).

Y con menos de 100 toneladas, se colocaron las terminales de La Paz, Mexicali, Oaxaca, Veracruz, Tuxtla Gutiérrez, San José del Cabo, Tapachula, Puerto Vallarta, Bajío, Torreón, Los Mochis, Puebla, Reynosa, Tampico, Ciudad del Carmen, Ciudad Obregón, Minatitlán, Campeche, Durango, Zihuatanejo, Aguascalientes, Acapulco, Nuevo Laredo, Colima, Matamoros, Tepic, Ixtepec, Morelia, Puerto Escondido, Ciudad Victoria, Poza Rica y Huatulco. La mayor baja fue en Huatulco (-98.5%), y la menor en Veracruz (-7.7 por ciento).

Por último, Chetumal, Cozumel, Uruapan y Zacatecas no movilizaron carga, por lo que tuvieron derrumbes anuales de 100 por ciento.

De las terminales con menos de 100 toneladas transportadas, destacan La Paz, Mexicali, Oaxaca, Veracruz, Tuxtla Gutiérrez, San José del Cabo, Tapachula, Puerto Vallarta, Bajío, Torreón, Los Mochis, Puebla, Reynosa, Tampico, Ciudad del Carmen, Ciudad Obregón, Minatitlán, Campeche, Durango, Zihuatanejo, Aguascalientes, Acapulco, Nuevo Laredo y Colima.

Durante los primeros cuatro meses del 2020, sólo cinco aeropuertos exhibieron crecimientos anuales en movilización de carga: Zacatecas (4,530.9%), Mazatlán (20.0%), Campeche (16.8%), Culiacán (14.4%) y Veracruz (4.5 por ciento). Lo anterior significa que el comportamiento positivo de enero, febrero y marzo amortiguó la contracción que se vivió en abril, que derivó de la pandemia de Covid-19.

[email protected]