La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) alzó la voz y urgió al gobierno federal a que las cadenas globales, como la automotriz, aeronáutica y la electrónica, sean consideradas como esenciales y las actividades sean homologadas con sus socios comerciales, a la brevedad, pues está latente el riesgo de la ruptura de las cadenas de valor en América del Norte.

Eduardo Solís, representante de la Concamin en el Área de Cadenas Globales, alertó que en la rama automotriz, “el hablar de cadenas rotas significa que una empresa en Estados Unidos no pueda abrir (por la falta de piezas mexicanas), porque la integración de los tres países en Norteamérica, así como Alemania en Europa o Asia, nos pone en situación delicada”.

En videoconferencia de prensa, sentenció que si México no es confiable, en Estados Unidos o Canadá buscarán proveedores locales, lo cual es grave.

“Si México no es confiable, (las empresas) empezarán a buscar proveedores locales y regresar la industria de proveeduría a Estados Unidos significa perder todo lo que hemos ganado, con exportaciones que estaban creciendo a doble dígito antes de esta situación”, alertó Eduardo Solís.

El expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz dijo que la Asociación Nacional de Manufactura de Estados Unidos envió una carta al jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López, en la cual se solicita revisar el listado de actividades esenciales, puesto que existe preocupación para operar.

La Asociación Nacional de Manufactureros de Estados Unidos (NAM, por sus siglas en inglés) instó al gobierno mexicano a trabajar para que homologue a los sectores mexicanos con los esenciales de EU.

“Instamos a México a corresponder, con el propósito de determinar si un fabricante es designado como esencial y crítico, a través de la guía emitida por la Agencia de Seguridad Cibernética e Infraestructura del Departamento de Seguridad Nacional de EU”, en este momento crucial.

De la misma forma, la Cámara de Comercio de Estados Unidos destacó que “una comunicación abierta entre las autoridades y el sector privado para la definición de actividades esenciales e infraestructura crítica frente a la emergencia derivada del Covid-19 sigue vigente. La homologación con las actividades esenciales de Estados Unidos es necesaria para proteger las cadenas de valor y la integración económica de ambos países”.

El lunes pasado, el embajador estadounidense en México, Christopher Landau, dijo: “Estoy haciendo todo lo que puedo para salvar las cadenas de suministro, que se crearon a través de las últimas décadas. La integración económica de Norteamérica exige coordinación”.

Al respecto, Eduardo Solís, como representante de las cadenas globales, dijo que a la industria automotriz se suma la aeronáutica que, como ejemplo, señaló, las 14 empresas de proveeduría aeronáutica en Chihuahua responsables de producir las puertas y el cableado del Boeing 787 Dreamliner. “Estamos poniendo en riesgo todo lo que hemos ganado”.

lgonzalez@eleconomista.com.mx