Después de las modificaciones a la Ley de Movilidad que publicó el Gobierno de la Ciudad de México, la empresa de redes de transporte Uber advirtió a través de un comunicado que fijar el valor de la factura de origen de los vehículos que usan esta plataforma en al menos 250,000 pesos dejaría a 40,000 de sus conductores sin una opción de autoempleo. Frente a esta situación, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo en su conferencia matutina que no se perderán empleos y que el objetivo de la modificación era establecer un piso parejo entre los taxistas y los conductores de estas aplicaciones, aunque aseguró que no tenía claro el aumento del monto de la factura de origen.  

“No se van a perder empleos con las regulaciones que se hicieron y va a estar el Secretario de Movilidad abierto al diálogo siempre. Pretendemos poner orden y poner piso parejo, pero no se trata de afectar a nadie”, dijo Sheinbaum en conferencia.

Uber aseguró en su comunicado que las nuevas modificaciones a la legislación local pueden tener un impacto negativo para la ciudad; enlistó entre las que ve más preocupantes la prohibición de pago en efectivo o cualquier otro medio de pago y el establecimiento del costo de los vehículos en un mínimo de 250,000 pesos.

Arguyó que que las modificaciones que tienen que ver con la prohibición del pago en efectivo y los medios de pago contravienen la postura que ha tomado la Suprema Corte de Justicia de la Nación a este respecto y “discrimina a 52% de la población de la Zona Metropolitana del Valle de México” que no cuenta con una tarjeta bancaria para acceder al servicio y a quienes prefieren pagarlo en efectivo.   

La compañía añadió que pese a que a buscado un diálogo permanente con el gobierno, las Empresas de Redes de Transporte no fueron incluidas en la elaboración del nuevo reglamento, lo que tiene un “impacto directo en una de las ciudades con mayores retos de movilidad en el mundo”.  

Sheinbaum argumentó que existen empresas globales que lo que buscan es no contar con ningún tipo de regulación. “Es indispensable en cualquier ciudad del mundo tener ciertas regulaciones. Está más que demostrado que el mercado no se regula a sí mismo, al contrario genera monopolios. Lo que buscamos es que el gobierno sea un regulador en distintas áreas para facilitarle la vida al ciudadano y mejorar su condición de vida”, dijo.

La jefa de Gobierno enfatizó que el objetivo de esta nueva regulación es poner piso parejo entre aplicaciones de transporte y taxistas y que aunque no tenía claro el aumento en el monto de la factura a 250,000 pesos, si había algún error en la legislación, éste podía corregirse.

Además de esta postura de Uber frente a las modificaciones en la Ley de Movilidad local, la empresa, junto con Cabify, Bolt, Laudrive, Beat y DiDi suscribieron un comunicado conjunto en el que plantean sus preocupaciones acerca de que esta reforma “crea una serie de barreras de entrada que tendrán graves repercusiones en la economía de las familias e individuos que hoy cuentan con un ingreso gracias a las aplicaciones de movilidad”, por lo que hicieron un llamado a las autoridades de la ciudad para ser incluidas en la construcción de esta nueva regulación, a través de un diálogo en el que participen tanto las propias empresas, como los conductores, pasajeros, asociaciones civiles y autoridades.  

[email protected]