Representantes sindicales en la Ciudad de México saturan la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, antes de que se implemente el nuevo modelo laboral que contempla su desaparición, pero sobre todo nuevas reglas para las relaciones laborales.

Desde las 6:00 de la mañana -desde el pasado lunes- empiezan a hacerse largas filas, en donde incluso el apartado de los primeros lugares puede costar entre 400 y 500 pesos, ello con el fin de realizar formalmente el depósito de un contrato colectivo de trabajo

“Depositar un contrato en una Junta Local es importante para algunos sindicatos, son contratos locales, aunque formen parte de sindicatos locales y federales, y la única razón es que no tienen que cumplir con los requisitos que se impusieron en la reforma laboral”, dijo Pablo Franco, presidente de la Unión de Juristas de México.

La Ciudad de México es de las últimas entidades que iniciará con el proceso de cambio en el modelo laboral, ya que está en la tercera etapa que se tiene prevista para 2022.

Franco sostuvo que “el interés de depositarlos ahora, es qué hay muchos contratos que son de protección, pero tarde o temprano tendrán que demostrar qué hay detrás de ellos una organización sindical legítima”.