El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) incluye un mecanismo particular de solución de controversias para dirimir casos laborales en las industrias manufactureras y de minería.

Estos paneles aplicarán exclusivamente cuando involucren incumplimientos al tratado referentes a la aprobación de un líder sindical y a la constitución o modificación de un contrato colectivo.

Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, explicó que este mecanismo sustituyó la propuesta de autorizar el despliegue de inspectores extranjeros en la supervisión de la aplicación de los compromisos laborales en el T-MEC.

Seade destacó este punto como una de las partes en que el gobierno estadounidense y, en especial, los legisladores demócratas pusieron un mayor interés ofensivo.

“Hoy leí algunas declaraciones en Estados Unidos celebrando que llegamos a un acuerdo y celebrando que hay inspectores. Entonces, yo quiero dejar muy claro, cada quien tiene derecho a decir lo que guste para su público político, pero yo les voy a explicar exactamente cómo funciona. No son inspectores”, dijo Seade.

El mecanismo de solución de controversias incluye un periodo de 85 días para llegar a un entendimiento mutuo a partir de que se notifica una aparente violación al T-MEC.

Si no se satisface la presunta irregularidad en el plazo conciliatorio, se forma un panel conformado por tres panelistas. Por ejemplo, podría ser uno designado por México, otro por Estados Unidos y un tercero de otro país, de común acuerdo. Si la elección de este último no se consensua, se elige por suerte al país que tomará la decisión.

Los panelistas elegidos forman parte de una lista previamente establecida. México elige a uno en la lista de Estados Unidos y viceversa. Canadá participará con un sistema paralelo.

“Es un sistema muy satisfactorio”, dijo Seade.

Algunos legisladores estadounidenses demandaron en las negociaciones que hubiera un despliegue de inspectores estadounidenses en instalaciones mexicanas sospechosas de violaciones de derechos.

Por ejemplo, los senadores Ron Wyden (D-Ore.) y Sherrod Brown (D-Ohio) propusieron que funcionarios de Estados Unidos puedan hacer inspecciones en determinadas fábricas localizadas en territorio mexicano para verificar el cumpliendo de las leyes laborales locales y los compromisos en materia de trabajo pactados en el T-MEC, en el caso de que estén inconformes con una primera inspección hecha por las autoridades mexicanas. En general, los inspectores extranjeros funcionan comúnmente en el mundo, pero acotados a ciertos procedimientos específicos, como en los casos de verificaciones en materia de reglas de origen, cuestiones sanitarias y fitosanitarias y prácticas desleales de comercio, como dumping o subsidios prohibidos.

En todos estos casos, los inspectores realizan ciertas labores como resultado de un caso en curso específico, mas no desplegados en forma generalizada.

Durante la ceremonia de la firma de los cambios al T-MEC, el líder de la mayoría del Senado mexicano, Ricardo Monreal, dijo que era crucial que México no aceptara las inspecciones obligatorias. “En lo laboral, en vez del despliegue de inspectores norteamericanos en plantas y empresas del territorio nacional para asegurar el cumplimiento de nuestros compromisos, se asumió y se fortaleció el mecanismo de solución de controversias; lo otro, para el Senado, era francamente inaceptable”, dijo.

Para el resto de las disposiciones del T-MEC se pueden levantar también paneles de solución de controversias, pero con plazos más alargados u otros procedimientos.

Finalmente, el T-MEC establece otra cláusula que garantiza que ningún país pueda bloquear el mecanismo de solución de controversias.

“México es el más interesado en tener paneles”, indicó Seade. “Ninguno (de los compromisos de México) es una píldora amarga que nos tuviéramos que tragar”, concluyó.

Por otra parte, el T-MEC establece la creación de “un comité interinstitucional”, que supervisará la implementación de la reforma laboral en México y el cumplimiento de las obligaciones laborales.

También crea requisitos de informes laborales continuos para el Congreso y establece puntos de referencia clave para el proceso de implementación de la reforma laboral en México. El incumplimiento de estos puntos de referencia conducirá a acciones de cumplimiento bajo el acuerdo.

Otro punto pactado consiste en que se establecieron agregados laborales que se basarán en México y proporcionarán información sobre el terreno respecto a las prácticas laborales de México.

 

Celebran firma de ajustes al T-MEC

México, socio  estratégico: AmCham

La American Chamber México (AmCham), que aglutina las mayores empresas estadounidenses con operaciones en México, celebró los avances hacia una ratificación final del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), luego de la suscripción del protocolo modificatorio.

 “Como representantes de la comunidad binacional de negocios, lo vemos como una señal inequívoca del valor de la integración comercial, la colaboración y la competitividad de Norteamérica, particularmente entre México y Estados Unidos”, indicó la AmCham en un comunicado.

“Vemos en México a un socio estratégico y de largo plazo. Seguiremos contribuyendo para asegurar que el nuevo tratado establezca las bases para un mayor flujo de inversiones”.

Detonará confianza: KCSM

La empresa ferroviaria Kansas City Southern de México (KCSM) felicitó al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, a su equipo negociador, a los empresarios del llamado Cuarto de Junto, cámaras y asociaciones participantes por la firma del protocolo modificatorio del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá.

“La firma de modificación del T-MEC también representará un signo de confianza a nivel internacional para atraer inversiones de otros países hacia México”, refirió su presidente y representante ejecutivo, José Zozaya. En un comunicado de prensa manifestó que, entre los beneficios del acuerdo, en cuanto éste sea ratificado, estará la eliminación de barreras que afecten o mermen el comercio.

Negociación histórica: Bimbo

Grupo Bimbo se congratuló por la firma del protocolo modificatorio del Tratado México-Estados Unidos-Canadá, que acerca más a la ratificación del mismo en Estados Unidos.

“Esta aprobación histórica debe servir como catalizador para hacer de México una economía altamente competitiva para todos, en todas las regiones y en todos los sectores, y que el comercio beneficie a todos”, afirmó.

La empresa panificadora detenta importantes operaciones en México, Estados Unidos y Canadá y sus ventas anuales en la región superan los 12,150 millones de dólares, con una operación de más de 110 plantas y 100,000 colaboradores. “Como empresa mexicana, reiteramos nuestro compromiso con el desarrollo de América del Norte, y de todos los países en donde tenemos presencia”, dijo.

 

[email protected]