La Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) arrancó los trabajos para implementar la segunda etapa de la reforma laboral, en la que habrán de desaparecer las Juntas de Conciliación y Arbitraje para dar paso a los Tribunales Laborales y a la operación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral en los estados de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Colima, Guanajuato, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Tlaxcala, Veracruz, e Hidalgo de manera local.

Así para el 2021 ya se busca poner en marcha el nuevo modelo de democracia y justicia laboral “damos inicio a los trabajos de coordinación con los estados de la segunda etapa para continuar con el proceso de transformación del nuevo modelo laboral, producto de mujeres y hombres que lucharon por la democratización del mundo del trabajo, que necesita de todos para ir empujando”, destacó Luisa María Alcalde Luján, la titular de la STPS.

En reunión virtual la funcionaria señaló que ha sido un proceso complejo por la pandemia, pero aun así “logramos que se pusiera en marcha en las 8 entidades federativas en que iniciamos en el mes de noviembre. Hoy la experiencia acumulada de la primera etapa y el seguimiento permanente en su ejecución nos va permitir replicar, corregir, replantear acciones y estrategias de cumplimiento para hacerlas más eficientes y efectivas”, abundó.

Pidió a las autoridades estatales que se acompañe a los actores principales de las relaciones laborales, sindicatos y empresarios, para concientizarlos e informarles de qué trata la reforma laboral, de sus obligaciones y derechos, de los alcances de los cambios del modelo que transforma por completo los esquemas del pasado y trae garantía de libertad, democracia y acceso a la justicia para trabajadores y empresarios.

El ministro Fernando Franco González Salas expresó a los asistentes que son herederos de un ejercicio que se ha venido haciendo con la primera etapa, y tienen enfrente un reto enorme, un compromiso de estado internacional, para consolidar el sistema de justicia laboral y la democracia sindical.

Las nuevas entidades deben realizar una armonización legislativa que contempla reformas a la Constitución Política del Estado (cuando sea aplicable), leyes para la creación de Centros de Conciliación y Tribunales Laborales Locales, para la desaparición de las Juntas Locales de Conciliación y Arbitraje, entre otros. Cabe destacar que todos los estados presentan ya avances en esta materia.

kg