A partir de este miércoles arranca el nuevo modelo de impartición de justicia en el país con la entrada en operación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) y los locales en 8 estados de la República Mexicana, con la finalidad de acabar con los contratos de protección y terminar “la enorme simulación en la negociación de los contratos colectivos, en una justicia tardía y parcial, corrupción, inseguridad jurídica para empresas, lo que precarizó el mercado y la calidad de vida de los trabajadores”.

Así lo expresó la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, tras informar que se encuentran listos para arrancar operación en los 8 estados que dan paso al nuevo modelo de justicia laboral como son: Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas.

Tras señalar que las empresas deben tomar en consideración el arranque de este proceso para el depósito de contratos o convenios, el especialista en materia laboral Germán de la Garza de Vecchi, de la firma  Mowat-Deloitte Legal, dijo que el hecho de que los tribunales estén adscritos al Poder Judicial, y que estos sean independientes “es porque se buscan garantizar que la resolución de los mismos no estén sujeta a decisiones de carácter político, de las decisiones de los organismos empresariales o las organizaciones sindicales mayoritarias, si no que sean los tribunales de pleno derecho quienes resuelvan de manera imparcial y objetiva los conflictos”.

El primero de mayo de 2019 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma laboral en materia de Justicia Laboral, Libertad Sindical y Negociación Colectiva; ahí se establece que en un plazo máximo de 4 años deben estar en operaciones todos tribunales laborales del Poder Judicial de la Federación, así mismo señala que cada Circuito Judicial iniciará funciones en el orden y secuencia que determinen las declaratorias que emita el Senado de la República, a propuesta del Consejo de la Judicatura Federal; y que en esta primera etapa son 8 entidades.

Los ejes de este nuevo modelo laboral establecen la extinción de las Juntas de Conciliación de las Juntas Federales y Arbitraje; la creación de Tribunales Laborales adscritos al Poder Judicial y el eje será la conciliación obligatoria para poder dirimir los conflictos laborales; además, en este nuevo modelo el Centro de Federal de Conciliación y Registro Laboral llevará a cabo la verificación de los procedimientos de democracia sindical que establece que la leyes garantizarán que se cumplan los principios de legitimidad de las organizaciones sindicales y los principios de certeza en los procedimientos de contratación colectiva de negociación de los trabajadores con los patrones.

En consecuencia, explicó Óscar de la Vega, socio de la firma D&M que a partir del 18 de noviembre se suspenden todas las funciones registrales que venían desempeñando, las Juntas de Conciliación y Arbitraje, “todos los contratos colectivos de trabajo y los reglamentos interiores de trabajo, tendrán que ser depositados en la oficina estatal del CFCRL sin importar si son de jurisdicción federal o local”.