Interjet sostiene una deuda con la compañía rusa Sukhoi Civil Aircraft (SCAC) por la entrega de refacciones para reparar la flota de aeronaves Sukhoi Superjet 100 (SSJ100) en propiedad de la aerolínea mexicana, reveló Sukhoi.

“Interjet tiene algunas dificultades causadas por deudas a pagar con bancos, agencias exportadoras de crédito y proveedores dentro del Programa SSJ100 incluyendo a SCAC/Superjet International SpA”, señaló la compañía. Sin embargo, no especificó el monto adeudado. Actualmente, la low cost mexicana opera cuatro aviones Sukhoi, de una flota total de 22 unidades. Algunos de los aviones permanecen en tierra debido a la falta de piezas de repuesto para reparar otras fallas, mientras que otros han sido canibalizados para que las aeronaves restantes puedan operar.

A la par, Interjet ha buscado deshacerse de su flota de aviones SSJ100. “La aerolínea considera que varios de sus SSJ100 serán puestos de vuelta en el mercado, y estas aeronaves están almacenadas o están siendo adaptadas para un nuevo cliente”, indicó el consorcio ruso, sin dar más detalles sobre el posible comprador.

“La estrategia de Interjet considera una renovación permanente de su flota, y como parte de ello eligió desde hace tiempo a los aviones de la familia Airbus, los cuales le brindan un excelente servicio y eficiencia en combustible, entre otras cosas. Eventualmente dejará de utilizar los aviones que son diferentes a los Airbus”, señaló la compañía mexicana, sin hacer referencia a la supuesta deuda con Sukhoi.

En el 2012, la aerolínea Interjet llegó a un acuerdo con el consorcio ruso Sukhoi para la adquisición de 30 aeronaves SSJ100. El costo de éstas era una tercera parte de lo que le ofertaban en su momento otras empresas como Bombardier y Embraer.

Sin embargo, desde el inicio, la aerolínea tuvo problemas con el programa ruso. Interjet envió alrededor de 200 comandantes para que recibieran un adiestramiento del nuevo avión en las instalaciones de Alenia, en Italia. Sin embargo, éstos no pudieron volar durante un año debido a los retrasos en la entrega de las primeras unidades.

Posteriormente, en el 2015, uno de los aviones quedó como pérdida total luego de un accidente en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y en la temporada alta de invierno en el 2016, la autoridad aeronáutica rusa puso en tierra a todas las aeronaves Sukhoi, luego de encontrar un defecto en una pieza que ayudaba a la estabilización, por lo que Interjet se quedó sin seis de sus aeronaves hasta inicios del siguiente año.

Finalmente, a inicios del 2018, la aerolínea anunció un cambio de administración, con la salida del entonces director general (y encargado de llevar a cabo la compra a Sukhoi), José Luis Garza. En su lugar llegó el colombiano William Shaw.