El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Juan José Suárez Coppel, propuso tres modelos de reforma para el sector petrolero nacional con los cuales la paraestatal podría mejorar su gestión hasta generar utilidades por 200,000 millones de pesos anuales, y no las pérdidas por casi 40,000 millones de pesos que reportó el año pasado.

Para arreglar a Pemex , aseguró, es necesario eliminar el costo límite de inversiones que se le impone desde el gobierno federal en el presupuesto de egresos, además de fondear el pasivo laboral mediante un esquema de afores que se podría ir capitalizando para dar tranquilidad tanto a la empresa como a los trabajadores y también transparentar los subsidios para que dejen de cobrarse como pérdidas.

Estar dentro del presupuesto no nos deja planear, no nos deja hacer inversiones multianuales, no podemos pasarnos de 2% del PIB y estamos amarrados como empresa , agregó.

Durante su conferencia en la inauguración del Congreso Mexicano del Petróleo, el directivo aseguró que los objetivos de una nueva reforma energética serán monetizar a Pemex, transformando en riqueza el recurso hidrocarburo, aumentar la eficiencia operativa, garantizar la seguridad energética del país, subir el contenido nacional en las compras del sector, controlar la evolución de la industria y darle velocidad de ejecución tanto en términos de recursos humanos como financieros, permitiendo diversificar el riesgo en los proyectos.

TRES OPCIONES

Si se mantiene el espíritu de instrumentar un nuevo paquete de reformas en el sector, Suárez Coppel expuso los tres modelos que a su consideración mejorarían la gestión de Pemex: el primero, mantiene a la empresa como organismo autónomo con una operación similar a la del Banco de México, con emisión de bonos ciudadanos que permitan sacarla del presupuesto gubernamental.

El segundo, consiste en convertir a Pemex completamente en una empresa, cambiando el Artículo 28 Constitucional para que pueda emitir acciones bursátiles.

El último modelo, supone volver a Pemex un competidor más en una industria abierta a la competencia por concesiones, y ello se realizaría modificando el Artículo 27 Constitucional y abriendo el mercado de producción.

Régimen regulatorio

SE DESLINDA PEMEX DE RESPONSABILIDAD POR FALTA DE GAS

Juan José Suárez Coppel, aseguró que el régimen actual de la industria del gas no impone ninguna obligación a la paraestatal para que abastezca del hidrocarburo a la industria y que para mitigar el actual desabasto se debe establecer un acuerdo entre los involucrados en espera de que mejoren la producción y distribución del hidrocarburo.

No es un régimen en el que Pemex pueda planear muchos años para que exista la logística, Pemex no puede invertir en logística porque para la industria hay un regulador (la Comisión Reguladora de Energía) y esto no es de decir quién tiene la culpa o que Pemex no es responsable, es un problema cívico en el que tenemos que ver cómo coordinarnos mejor , expresó en entrevista al concluir su participación en la inauguración del Congreso Mexicano del Petróleo, realizado en la ciudad de México.

Según el directivo, el régimen regulatorio establecido en 1995, mediante el cual existe participación privada en la distribución y venta de primera mano del gas pero utilizando el Sistema Nacional de Gasoductos de Pemex, que es el único que por ley puede producir e importar el hidrocarburo, es más un régimen transitorio que se debe discutir para llegar a mejores prácticas.

Con una mejor regulación, dijo, se harían estimados de cuánto crece la demanda.

[email protected]