La Cámara de Diputados envió una minuta con Proyecto de Decreto al Senado de la República para reformar el Artículo 59 de la Ley Federal del Trabajo (LFT), con el fin de flexibilizar la jornada laboral de los padres y madres trabajadores que deben apoyar a sus hijas e hijos en el desarrollo educativo.

Los diputados votaron a favor de que se adicione el siguiente párrafo en dicho artículo: la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) implementará acciones para promover la flexibilidad de la jornada de trabajo, a fin de facilitar la participación de los padres de familia o tutores en las actividades de educación y desarrollo de sus hijas, hijos o pupilos. Los trabajadores no estarán obligados a reponer las horas de la jornada de trabajo destinadas a este fin, siempre que acrediten su participación con las autoridades escolares.

El documento firmado por la presidenta de la Cámara de Diputados, la priísta, Dulce María Sauri Riancho, se encuentra para su análisis con los senadores, quienes habrán de dar respuesta en las próximas semanas respecto a la propuesta que pretende fortalecer la educación a distancia de la educación básica en el país.

El Proyecto de Decreto establece dos transitorios, uno de ellos indica que en un plazo máximo de seis meses a partir de la entrada en vigor la Secretaría Educación Pública (SEP)  y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), en el ámbito de sus respectivas competencias, emitirán las disposiciones reglamentarias necesarias para el cumplimiento del mismo.

Cabe señalar que el dictamen se votó en el pleno de la Cámara de Diputados el pasado 15 de octubre, con 338 votos a favor en lo general; el diputado Roberto Antonio Rubio Montejo (PVEM), expuso que “derivado de la emergencia sanitaria se ha vuelto fundamental su atención en el proceso educativo; sin embargo, tienen limitaciones debido a las jornadas de trabajo, precisó”.

No obstante, Ricardo Martínez Rojas, especialista en derecho laboral de la firma D&M, explicó que “México requiere competitividad, que la jornada de trabajo se labore completa, por lo que una Norma, como se pretende aprobar, es totalmente oscura, no puede quedar a la reglamentación de la autoridad administrativa”.

Sostuvo que esta propuesta puede generar muchos abusos y ausentismo, que el patrón no tiene porque pagar, ni aún justificando el motivo. “En todo caso se debió adicionar como una de las causas de suspensión de la relación de trabajo. También va a generar muchos conflictos entre trabajador y patrón”.

Por su parte, el especialista laboral Alejandro Avilés, comentó que, así como se lee el decreto “destaca que corresponde a la STPS la implementación de acciones para promover la flexibilidad de la jornada de trabajo, adición que es ambigua y poco clara, pues, sin conocer aún las disposiciones reglamentarias, no se advierte vinculante para los patrones”. En ese sentido, añadió que se habla de flexibilizar la jornada de trabajo, “más no de otorgar un permiso durante la jornada de trabajo, tampoco establece que por ese motivo el empleador tenga la obligación de pagar el salario, máxime que la flexibilidad de la jornada de trabajo de ninguna manera significa que se reduzcan las jornadas de trabajo; además, el objetivo de dicha flexibilidad es la de permitir que los padres de familia o tutores participen en las actividades de educación y desarrollo de sus hijos, siendo poco clara en qué tipo de actividades”.

Desde marzo las empresas emprendieron diversas acciones para hacer frente a la pandemia, entre ellos, otorgar permisos a quienes se encuentran como personas vulnerables al contagio de Covid-19; e incluso se incorporó la modalidad de trabajo en casa, no así para apoyar a los padres y madres con pequeños en educación básica.

pilar.martinez@eleconomista.mx