El Instituto Nacional Electoral (INE) entregó su informe como observador en el proceso de legitimación del contrato colectivo de trabajo en la planta de General Motors en Silao, Guanajuato, en donde no sólo dijo que se trata de un ejercicio inédito en la vida sindical, sino que hay aspectos que deben reforzar la autoridad laboral para dar mayor certeza al proceso.

El INE “identificó diversos aspectos que dotarían de mayor certeza a cualquier procedimiento de legitimación futuro. El más relevante sería la existencia de un reglamento detallado que dotara de claridad a las funciones y roles de cada una de las partes involucradas en él”.

Asimismo, en el documento de 31 páginas entregado a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el INE destacó que “si bien el Protocolo aplicable al caso concreto establece lineamientos y características generales para el proceso de legitimación del CCT, en la operación existían vacíos que generaban cierta incertidumbre al proceso”. 

En su informe detalló el INE que el proceso de designación de personas funcionarias de mesas de consulta es poco claro. Además, recomienda revisar el método de votación que “apunte hacia el uso de nuevas tecnologías de la información”.

Destaca que “la participación del INE en un ejercicio de esta naturaleza tiene relevancia institucional, ya que se crea un precedente de la aportación de una institución pública para un proceso democrático dentro de la esfera de las relaciones entre entes privados, las y los trabajadores y el patrón, y como los valores democráticos permean o deben permear incluso estas relaciones, sobre todo porque inciden en la garantía de los derechos laborales de un sector de la población”.

A futuro, indica el INE, se deja la puerta abierta para que de manera conjunta con las instancias correspondientes —siempre respetando el marco de atribuciones y competencial establecido por la ley— que el Instituto, como experto técnico en cuestiones electorales, se involucre en actividades previas de asesoría y orientación técnica a las instancias encargadas de organizar elecciones sindicales. Incluso coadyuvar poniendo a disposición las herramientas tecnológicas con las que cuenta el Instituto, como las urnas electrónicas.