A partir del 3 de noviembre quedará cancelado el contrato colectivo de trabajo celebrado entre el Sindicato “Miguel Trujillo López” con la empresa General Motors de México, en su planta de Silao, Guanajuato.

Luego de la calificación del proceso de votación que realizaron los más de 6,000 trabajadores de la planta realizada el pasado 17 y 18 de agosto, misma que contó con la participación de más del 90% de los trabajadores sindicalizados, y donde se registraron 3,214 votos en contra y 2,623 votos a favor de ratificar el acuerdo laboral vigente.

En ese sentido, la dependencia que encabeza Luisa María Alcalde, informó que la resolución obliga a General Motors a garantizar, en beneficio de los trabajadores, el respeto de todos los derechos y prestaciones adquiridas en el contrato colectivo.

En consecuencia, las relaciones laborales se regirán por contratos individuales hasta la firma de un nuevo contrato colectivo, para lo cual todo sindicato interesado deberá acreditar el respaldo mayoritario de las y los trabajadores y solicitar ante el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral una constancia de representatividad.

La resolución también ordena al Sindicato “Miguel Trujillo López” a seguir cumpliendo con las obligaciones existentes y trasladar o saldar todos los compromisos que tenga con las y los trabajadores hasta en tanto surta efectos la terminación del contrato. Además, se solicita la intervención de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) y de la Inspección Federal del Trabajo para vigilar que las y los trabajadores no sean objeto de intimidación, amenazas, represalias o despidos y se garanticen sus derechos adquiridos.

La resolución recoge los informes de observación realizados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Instituto Nacional Electoral (INE), los cuales destacan la alta participación de las y los trabajadores durante la jornada y reconocen que la consulta se desarrolló de manera adecuada, pacífica y sin incidentes.

Una decena de contratos cancelados

La disolución del contrato de General Motors se suma a los nueve procesos de legitimación en los que se han dado por terminados los contratos colectivos de trabajo; ello, en cumplimiento con la Ley Federal del Trabajo reformada en 2019 y cuyo proceso de legitimación debe concluir en mayo de 2023.

Entre ellos se encuentra la cancelación del contrato que representaba el Sindicato Nacional de Trabajadores y Empleados "Joaquin del Olmo", con la empresa Walmart de México y Centroamérica y cuyo proceso se realizó el pasado 13 de agosto de 2021, y cuya votación fue 51% en contra del contrato.

Asimismo, se dio por terminado el contrato del Sindicato Único de Trabajadores y Empleados de la Industria Automotriz, Metálica, Autopartes, Servicios e Instalaciones Mecánicas y Electrónicas en General de la República Mexicana que mantenía con la empresa Coroplast Cable Trading México. En dos años se han legitimado 1,676 contratos.

pilar.martinez@eleconomista.mx