José Antonio Fernández Carbajal, presidente del Consejo de Administración de Fomento Económico Mexicano (FEMSA) criticó algunas de las medidas “populistas” tomadas por gobernantes en el pasado que afectaron a la empresa, y que incluso dejaron a la compañía al borde de la quiebra.

En un video publicado a través de su cuenta de Facebook el 25 mayo, para conmemorar los 10 años del fallecimiento de Don Eugenio Garza Lagüera, el cual estuvo al frente de la empresa durante casi cuatro décadas, Fernández Carbajal reconoció el liderazgo del empresario regiomontano al frente de FEMSA, en un periodo turbulento donde México atravesó por una serie de problemas económicos.

 

Fernández Carbajal criticó los gobiernos de los expresidentes Luis Echeverría (1970-1976) y de José López Portillo (1976-1982) a quienes culpo de las dos fuertes recesiones económicas que tuvo que sortear Lagüera durante gestión al frente de la compañía, que actualmente cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores y tiene una plantilla de más de 96,000 empleados.

El empresario aseguró que las políticas implementadas durante esas administraciones como: una mayor participación del estado en la economía, la regulación de los precios del mercado, una política salarial con orientación partidista y un mal manejo de finanzas públicas, hicieron que se generara en el país “un terrible aumento del déficit fiscal y una multiplicación de la deuda de país” aseguró.

Carbajal dijo que durante estos gobiernos, las devaluaciones llegaron a ser más altas que el 100% y, mencionó que en aquel momento, “muchos mexicanos perdieron sus empleos y a la mayoría de todos se nos redujeron nuestros ingresos de manera muy relevante”.

Además criticó la estrategia de la nacionalización de la banca privada mexicana en 1982, “incluyendo Banca Serfín, que era el segundo brazo más importante que tenía nuestro grupo”. 

Enfatizó que toda esta experiencia les ha enseñado, como empresa, a “tener prudencia financiera siempre, y esta fue clave para sortear la siguiente crisis que tuvimos en México en 1995”dijo Carbajal.

FEMSA, la embotelladora más grande del mundo por volumen de ventas, opera 169 marcas de The Coca-Cola Company, tiene una plantilla de más de 96,000 empleados y opera 60 plantas de manufactura y 300 centros de distribución. Actualmente tiene presencia en México, Brasil, Colombia, Argentina y Guatemala, Filipinas, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.