Tras alcanzar el pico histórico durante el primer mes del año, el precio del gas licuado de petróleo (LP) ha caído a partir de febrero en el promedio nacional y en marzo fue 6.1% inferior al del primer mes del año, aunque 11.6% superior al del mismo mes del 2017, reveló la Comisión Reguladora de Energía (CRE) con base en los reportes de los distribuidores del país.

Al 31 de marzo, el precio promedio nacional de este combustible que utilizan al menos siete de cada 10 hogares fue 17.79 pesos por kilogramo, con lo que se redujo 4.4% en comparación con febrero. Según la CRE, en el promedio nacional, los precios de los distribuidores cayeron 82 centavos por kilogramo entre febrero y marzo y se redujeron 1.17 pesos por kilogramo desde enero de este año.

El cilindro de 20 kilogramos, el más utilizado en el país, costó en promedio 356 pesos durante marzo, con lo que, según los reportes de los distribuidores, los usuarios vieron una reducción de 16.3 pesos por cada cilindro en comparación con el mes anterior. En el contraste con enero, el precio se redujo 23.3 pesos, pero el combustible costó 37 pesos más en un año.

Empresarios de la Asociación de Distribuidores de Gas LP y de la Asociación de Distribuidores de Gas LP del Interior de la República detallaron recientemente que desde la liberación de precios en el 2017 se ha acrecentado la competencia, por lo que algunas empresas incluso han sacrificado márgenes con el fin de obtener clientes. Sin embargo, los precios de referencia del sur de Estados Unidos en los que se basa Petróleos Mexicanos (Pemex) para establecer sus precios de venta de primera mano tuvieron un comportamiento irregular al alza el último año, lo que provocó los aumentos observados durante todo el 2017.

En condiciones de relativa estabilidad de la demanda y sin cambios abruptos o inesperados en el clima o factores geopolíticos, el precio del gas LP es estacional, con lo que durante los meses de calor tiende a tener reducciones.

POR ENTIDADES

El gas LP se produce en las plantas de Pemex o se importa por terminales marítimas, pero luego se transporta a través de grandes distancias en casi todo el país a través de ruedas, aunque en regiones como el centro llega por medio de un ducto para después distribuirse por pipas. De ahí que los precios en logística sean tan variados en distintas zonas del país. Por ejemplo, en Sonora, Coahuila, Durango, Baja California y Chihuahua, se observan los precios más elevados durante marzo, ya que los precios máximos del kilogramo de este hidrocarburo se elevaron hasta 21.39 y 22.10 pesos. En el promedio mensual, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Quintana Roo y Sonora registraron los precios más altos, que oscilaron entre 19.34 y 20.42 pesos por kilogramo.

Los menores precios mínimos reportados por los distribuidores se localizaron en Hidalgo, Oaxaca, Veracruz, Michoacán y Guanajuato —desde 12.04 hasta 13.01 pesos por kilogramo— donde según la CRE las condiciones económicas de los usuarios impiden que se eleve el costo porque se pierde demanda. Sonora es la entidad donde se reportó tanto el precio más alto alcanzado como el segundo mínimo más bajo del país.