La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó a Petróleos Mexicanos (Pemex) la perforación de tres pozos exploratorios: dos en yacimientos terrestres y uno en aguas someras, con el fin de que al llegar al segundo semestre del año la empresa pueda añadir hasta 239 millones de barriles de petróleo crudo equivalente a su cartera, volumen equivalente al 3% de las reservas probadas con que cuenta hoy en día, con una inversión conjunta de 126 millones de dólares contemplada en el presupuesto de la estatal.   

El órgano de gobierno del regulador precisó que los tres nuevos pozos pertenecen a escenarios incrementales de los planes de exploración vigentes en cada una de las asignaciones terrestres, mientras que el plan para el pozo en aguas someras, que tiene una alta probabilidad de éxito geológico estimada en 88%, será para delimitar los recursos ya encontrados en el área, por lo que estas actividades son parte de una modificación para aumentar la certeza de la existencia de hidrocarburos.  

Así, el 21 de diciembre de este año concluye la perforación del pozo Pokche 3DEL en aguas someras del Golfo de México, donde posteriormente se llevará a cabo una etapa de terminación del pozo que concluirá el 17 de enero del 2021.  

Este pozo permitirá evaluar el límite vertical en la formación Cretácico, en donde se estima que se encuentren 55 metros adicionales de espesor de yacimiento con relación al descubierto por el pozo Chejekbal-1EXP, expuso la CNH. La perforación tiene una profundidad total de 6,384 metros verticales. El hidrocarburo esperado es aceite súper ligero de 42.7 grados API (según la clasificación de densidad del American Petroleum Institute).  

La inversión para este pozo será de 83.5 millones de dólares, de los cuales 56.4 millones serán para la perforación, 8.7 millones para la terminación del pozo y 18.4 millones de dólares para un side track o desviación programada para ampliar el rango de búsqueda en la asignación 151 Uchukil.  

“Los recursos prospectivos son de 114 millones de barriles de petróleo crudo y 290,000 millones de pies cúbicos de gas, con una probabilidad geológica del 88%”, lo que implica una expectativa de éxito importante para un nuevo campo, expusieron.   

Al contar con planes de trabajo que incluyen hasta 218 nuevos pozos en dos años dentro de 63 de las 64 asignaciones exploratorias vigentes, Pemex mantiene un ritmo de actividades para añadir hidrocarburos a su cartera de reservas que no se había observado desde hace más de una década, relataron.  

Y además del cumplimiento obligatorio en los escenarios bases de los planes propuestos, la filial del negocio upstream de la estatal petrolera ha logrado concretar avances incluso en actividades de carácter incremental, como lo solicitó para la perforación de los pozos terrestres Churingo 1EXP y Tiribish 1EXP, ubicados en áreas terrestres asignadas a la empresa.  

Así, dentro de la asignación 138 Cuichapa, en Veracruz, perforará el pozo Churingo 1EXP a partir del 6 de febrero y hasta el 17 de marzo, donde llevará a cabo el cierre del 18 de marzo al 3 de abril, con una inversión de 9.5 millones de dólares y la expectativa de añadir 30 millones de barriles de petróleo crudo equivalente a los recursos del país.  

Finalmente, en la asignación 142 Comalcalco, en Tabasco, recibió la aprobación para otro pozo de un escenario incremental: Tiribish 1EXP, que con una inversión de 33 millones de dólares perforará a partir del 15 de marzo, para llegar a su terminación el 14 de agosto de 2021, con una estimación de recursos de 91 millones de barriles de petróleo crudo equivalente de gas y consensado súper ligero de 42 grados API.

karol.garcia@eleconomista.mx