El candidato presidencial de Morena, PT y Encuentro Social, Andrés Manuel López Obrador, delineó que, en caso de ganar las elecciones, pedirá al presidente Enrique Peña Nieto detener las rondas de licitación petroleras, a fin de revisar —uno a uno— los contratos adjudicados hasta el momento. Afirmó que, en su gobierno, se dejaría de vender petróleo al extranjero, y en tres años se dejarían de comprar gasolinas, lo que permitiría —dijo— reducir el costo de los hidrocarburos.

Luego de montar una guardia en el monumento a Lázaro Cárdenas en la Ciudad de México, el candidato presidencial afirmó que quienes aseguran que no es un negocio rentable la construcción de refinerías, es porque tiene un ambicioso negocio de importación de combustibles.

“Nosotros hacemos el compromiso de rescatar la industria petrolera y eléctrica, que están atravesando por uno de los peores momentos de la historia de nuestro país (...) al grado de que ahora estamos produciendo lo que se extraía de petróleo hace 40 años, y va en picada la producción petrolera.

“Engañaron al pueblo de México con la reforma energética, cuando hicieron la campaña para entregar bloques del territorio nacional a la exploración, a la perforación de los pozos a compañías nacionales y extranjeras. Decían de que iba a llegar la inversión extranjera a México, que se iba a reactivar la economía, que se iba a producir más petróleo. Ha trascurrido el tiempo y esto no se ha dado”.

“Decían los funcionarios del gobierno que para este año se iban a estar produciendo 2 millones 800,000 barriles diarios y la producción actual es de 1 millón 800,000 barriles diarios (sic), y no se está trabajando en exploración ni perforación, está en total abandono la industria petrolera; nosotros vamos a intervenir de inmediato”, comentó.

En el marco del 80 aniversario de la expropiación petrolera, López Obrador aseguró que sin cometer “actos arbitrarios”, en su gobierno se suspenderían las rondas de licitación y revisaría —uno a uno— los contratos para evitar sorpresas como la de Odebrecht.

“No se van a cometer actos arbitrarios, se van a revisar todos los contratos que han firmado en este tiempo, y uno por uno se van a someter a un análisis para ver si cumplen con los requisitos legales. No queremos contratos como los de Odebrecht (...) Vamos a tener a los mejores abogados en esta materia para revisar contratos, y en su caso acudir a los tribunales correspondientes; no le hace que nos lleve tiempo, pero tenemos que limpiar de corrupción a Pemex, y a toda la industria petrolera”, comentó.

López Obrador refirió que, en caso de ganar los comicios del 1 de julio, al día siguiente se comunicaría con el presidente Enrique Peña Nieto para pedirle que detenga las rondas de licitación.

“Una de las cosas que vamos a tratar al día siguiente de la elección con el presidente Peña, el día 2 de julio, luego de nuestro triunfo, se va insistir en que se detenga ya la entrega de los contratos para que las empresas de los particulares exploten el petróleo de nuestro país, sobre todo voy a pedirle que ya se detenga la entrega de la costas de Yucatán y Quintana Roo, porque se trata de las regiones turísticas más importantes del país”.

Y añadió: “Voy también a pedirle que ya no se entreguen campos petroleros ni en tierra ni en aguas someras, y que ya se detenga la entrega y la privatización de la industria eléctrica”.

No importará gasolina

En la entrevista con reporteros, López Obrador afirmó que en su gobierno se dejaría de vender petróleo al extranjero, y pasados tres años de su gestión, se dejarían de importar combustibles, ya que construiría dos refinerías.

“Quiero informarles también que hago el compromiso de que, a mediados del sexenio próximo, a los tres años de haber llegado, vamos a dejar de comprar gasolinas en el extranjero porque se van a habilitar las seis refinerías y se van a construir dos grandes refinerías. Una en Atasta, Campeche, y otra en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco: ya no vamos a vender petróleo crudo al extranjero.

“Vamos a procesar toda la materia prima en nuestro país para bajar el precio de los combustibles. No hay ninguna justificación para que la gasolina en México sea más cara que en Estados Unidos, y que incluso esté más cara que en Guatemala, donde no tienen petróleo, todo esto es por la corrupción que impera en el sector energético del país.

“No es posible que la gasolina en Estados Unidos cueste 13 pesos, y la más barata en nuestro país cueste 18 pesos”, aseveró.

Defiende refinación

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia afirmó que la construcción de refinerías en el país sí es un negocio, contrario a lo que han afirmado empresarios e incluso el candidato del PAN, PRD y MC, Ricardo Anaya Cortés, quien ha dicho que en unos años se dejarán de consumir gasolinas, las cuales serán sustituidas por energías limpias.

“Ellos dicen que no es negocio hacer refinerías, porque ellos tienen el negocio de la compra de la gasolina en el extranjero. Desde hace 40 años no se construye una refinería. ¿Cómo no van a hacer negocio si en Estados Unidos tienen 150 refinerías y nosotros tenemos seis, que de manera perversa han venido dejando que se conviertan en chatarra?”.

[email protected]omista.com.mx