La Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos (MEMA, por su sigla en inglés), representante del sector de autopartes estadounidense, advirtió que los aranceles que Estados Unidos analiza con imponer a las importaciones de acero eléctrico podría afectar la recuperación de las alicaídas ventas de vehículos en ese país por la pandemia de Covid-19.

“A MEMA le preocupa que la investigación de acero eléctrico de la Sección 232 pueda generar nuevas tarifas que perjudiquen a sus compañías miembros al aumentar el precio de los componentes clave de acero eléctrico”, dijo en una carta enviada al Departamento de Comercio.

“Por ejemplo, los precios más altos en laminaciones para núcleos apilados serían muy problemáticos para algunos de nuestros miembros. Estos son componentes críticos de los transformadores eléctricos que se utilizan en todos los aspectos de la generación de energía, incluida la producción industrial, así como en algunos componentes fabricados por nuestros miembros”, añadió.

MEMA agrupa a más de 1,000 compañías que fabrican componentes, tecnologías y sistemas para vehículos automotores.

“Agregar más tensión a esta industria manufacturera ya estresada ejerce presión hacia arriba y hacia abajo en la cadena de suministro, desde grandes proveedores de Nivel 1 hasta proveedores más pequeños de Nivel 2 y Nivel 3. La desgravación arancelaria amplia debe estar a la orden del día, no las investigaciones que buscan imponer nuevas tarifas”, cuestionó.

[email protected]