Sin fechas fatales ni ultimátums de ningún país, se mantiene viva la expectativa de lograr un acuerdo en principio del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN 2.0) y aunque este miércoles no habrá reunión de ministros de comercio —como se esperaba—, queda latente para cualquier momento en el que haya flexibilidad de Estados Unidos, reveló Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Luego de una reunión nocturna que sostuvo con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, las cabezas del equipo negociador del gobierno mexicano y representantes del sector productivo, Castañón afirmó que cerraron filas por la unidad y mantenerse firmes de no ceder a presiones políticas ni de ninguna índole para cerrar el acuerdo en principio. “Esperamos respuesta de Estados Unidos”, así que, si se resuelven los temas álgidos, “se resuelve el camino para el acuerdo en principio”, dijo a El Economista.

El también presidente del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones internacionales informó que el titular de Economía les reportó que los equipos negociadores de los tres países siguen trabajando. “Servicios financieros está prácticamente terminado, al igual que medio ambiente y energía, salvo algunos detalles con Canadá. Siguen trabajando el asunto técnico”.

Al cuestionarle sobre si este 17 de mayo es una fecha definitiva, marcada por el legislativo estadounidense, Juan Pablo Castañón respondió: “Existe posibilidad de seguir con la negociación y encontrar nuevos espacios (para ser avalado). No tenemos fechas fatales ni tampoco hay un ultimátum de alguno de los países, en especial de EU, sobre que si no es esa fecha se dejen las negociaciones, hay una intención de los países por continuar las negociaciones el tiempo que se necesite”.

“No habrá reunión ministerial (hoy), pero existe la posibilidad de que en cualquier momento se reúnan con los avances y en el acercamiento. Es una negociación y está viva”, aseveró el presidente del CCE.

“En este momento de la negociación hay posibilidad de avanzar, hay interés de las tres naciones, de los tres gobiernos y de los tres factores de la producción. La hay (la posibilidad) si logramos dar el brinco para el acuerdo, qué bueno que sea un acuerdo responsable”.

La negociación se mantiene pero, dijo, EU debe flexibilizarse con respecto a los temas como reglas de origen en materia automotriz, estacionalidad, sunset, así como los capítulos de solución de controversias.

“La expectativa de que en esta semana podamos llegar a un acuerdo en principio aún está vigente; sin embargo, no hay fechas fatales, si no llegamos a esto, lo lograremos si seguimos en la mesa de negociación”, insistió. Castañón advirtió que de lograr un mal acuerdo, se pondrían en juego la inversión, la confianza y los empleos que podemos generar en los próximos 25 años. “No podemos ser omisos ante estos retos, tenemos que proteger el empleo y tenemos que contar con la plataforma para generar más”.

Al reconocer el trabajo firme de Guajardo y su equipo negociador, el presidente del CCE destacó que México ha puesto lo suficiente sobre la mesa del TLCAN, de modo que, si es necesario continuar las negociaciones la semana que entra, el mes que entra o ya con el gobierno de transición, se hará.

lgonzalez@eleconomista.com.mx