En el caso de que Estados Unidos imponga cuotas compensatorias y antidumping a las importaciones de azúcar mexicana, el gobierno de México debe establecer una política espejo, afirmó José Calzada, secretario de Agricultura.

Exportar azúcar refinada es el objetivo de México, lo que quieren los industriales de Estados Unidos es darle el valor agregado en ese país; pero queremos que México lo siga haciendo. Hay más de 1 millón de toneladas de azúcar para exportar; mientras nosotros importamos fructosa que se elabora en Estados Unidos , explicó el funcionario.

En el ciclo 2015-2016, México importó fructosa por 967,000 toneladas, mientras que sus exportaciones de azúcar al mercado estadounidense fueron por 1 millón 111,000 toneladas.

México lo ha dicho con claridad: queremos reciprocidad. De no ser así, la Secretaría de Economía informará; será el paso a seguir, pero sería un insulto que, si somos buenos clientes, se castigue a un producto que tiene alto contenido , agregó Calzada.

Juan Cortina, presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, coincidió en que México debe aplicar una política espejo en el comercio de edulcorantes con Estados Unidos.

Si no nos van a dejar mandar azúcar a Estados Unidos, pues es evidente que la posición de esta cámara y del país tiene que ser de firmeza total en detener la entrada de fructosa que importamos de Estados Unidos hacia México , dijo Cortina, el mes pasado.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amagó con imponer aranceles de hasta 44% a las importaciones de azúcar originaria de México, si los gobiernos de ambos países no llegan a un acuerdo como fecha límite el 5 de junio.

México importó volúmenes de fructosa en los últimos tres años que equivalen en promedio al doble de su producción a nivel local, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura.

En los últimos tres ciclos agrícolas, concluidos en septiembre del 2016, las importaciones mexicanas de fructosa registraron una media de 990,000 toneladas anuales, a la vez que la producción nacional de este edulcorante fue en promedio de 507,000 toneladas.

El comercio de fructosa entre México y Estados Unidos está completamente liberalizado de conformidad con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), mientras que el intercambio de azúcar entre los dos países se encuentra restringido por cupos por parte de las aduanas estadounidenses.

rmorales@eleconomista.com.mx