El gobierno mexicano no acepta el establecimiento de cinco agregados laborales de Estados Unidos que monitorearían la implementación de la reforma laboral en México, informó Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

La creación de los cinco agregados laborales se incluye en la iniciativa de ley de implementación del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), enviada por la Casa Blanca al Congreso de Estados Unidos.

"La legislación presentada en Estados Unidos (...) adiciona la designación de hasta cinco agregados laborales estadounidenses en México con la responsabilidad de monitorear la implementación de la reforma laboral que está en curso en el país", dijo Seade en conferencia de prensa.

La iniciativa de Ley de implementación comenzará su proceso de votación en la Cámara de Representantes, dónde se espera su ratificación a más tardar el 20 de diciembre, para ponerse luego, si es el caso, a consideración del Senado.

"Estas disposiciones, fruto de decisiones políticas del Congreso y de la administración de Estados Unidos, no fueron, por razones evidentes, consultadas con México y desde luego no estamos de acuerdo", comentó el funcionario.

Calificó a la figura del agregado laboral como "innecesaria y redundante", argumentando que en el protocolo modificatorio del T-MEC se estableció la implementación de paneles para la resolución de controversias en materia laboral.

Por ello, Seade planea reunirse en Washington con el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, y con legisladores estadounidenses para manifestar su rechazo a los agregados comerciales.

Asimismo, para informar sobre esta cuestión, estará en contacto con el sector empresarial y las secretarías de Economía y del Trabajo.

“Es preocupante que a través de una iniciativa de ley se pretenda ir más allá de lo necesario para cuidar el buen cumplimiento de lo negociado entre las partes", dijo Seade.

"Si bien México respeta el proceso legislativo estadounidense y la iniciativa de ley que forma parte del proceso de aprobación del T-MEC, en cuya formulación México no interviene, se esperaría que su contenido reflejara el alcance de los compromisos acordados, sin establecer consideraciones ni mecanismos adicionales”, comentó.

El T-MEC permite el levantamiento de paneles de solución de controversias para asuntos relacionados con su contenido y de paneles expeditos si abordan ciertas cuestiones laborales.

“Nos reservamos el derecho de revisar los alcances y efectos de estas disposiciones, mismas que nuestro gobierno y pueblo sin duda verán claramente como innecesarias”, dijo Seade.

[email protected]

kg