En el 2019, el fantasma de la incertidumbre se apoderó del mundo de los negocios por la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China, pero, cuando menos en el plano comercial, México fue de los que mejor capitalizó el conflicto.

El año pasado, las exportaciones mexicanas de mercancías a su vecino del norte crecieron 3.5% a 358,126 millones de dólares, lo que las hizo las más dinámicas entre los mayores socios comerciales de Washington, superando a Alemania (+1.3%), Japón (+0.7%), Canadá (+0.4%) y, naturalmente, a China (-16.2%), de acuerdo con datos del Buró del Censo de Estados Unidos.

El abastecimiento mexicano también creció a pesar de que las compras estadounidenses al exterior decrecieron en su conjunto a una tasa de 1.7%, para quedar en 4 billones 144,000 dólares, resentidas justamente por la fuerte contracción de la proveeduría china.

En un contexto de encarecimiento de productos chinos por los aranceles de hasta 25% que Washington impuso a mercancías de China con un valor de 200,000 millones de dólares, los importadores estadounidenses miraron el año pasado a mercados como México, Japón, Alemania, Corea del Sur, Gran Bretaña, India o Taiwán.

Pero también en el 2019, la economía mexicana entró en recesión luego de que su PIB se contrajera 0.1% producto de una menor inversión pública y privada. Lo anterior se reflejó en una reducción de sus importaciones de mercancías estadounidenses (principalmente bienes intermedios y de capital), que cayeron 3.4%, a 256,374 millones de dólares.

Las mayores exportaciones y la baja en las importaciones dieron pie a que el superávit comercial de México con Estados Unidos diera un salto de 26% para llegar a monto récord de 101,751 millones de dólares.

La fuerte contracción global de los intercambios entre Estados Unidos y China (exportaciones más importaciones) dio también lugar a un reacomodo del tablero comercial del país norteamericano.

Así, México pasó a convertirse en su primer socio comercial, con un comercio de mercancías por 614,500 millones de dólares. Aun cuando este monto fue apenas 0.5% superior al del 2018, fue suficiente para superar los 612,400 millones de flujos con Canadá, cantidad que fue inferior en 0.8% a la del año antepasado.

[email protected]