Al menos 80,000 empleados mexicanos (aunque la cifra podría rondar los 100,000) detendrán actividades tras el cierre de las tres principales tiendas departamentales (Liverpool, Palacio de Hierro y Sears) debido a la emergencia sanitaria derivada del coronavirus en territorio nacional.

Aunado a ello, el gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Claudia Sheimbaum, anunció el cierre de centros comerciales en la CDMX.

Ayer martes las principales cadenas que venden ropa, calzado, zapatos y otros productos anunciaron el cierre de cortinas de sus tiendas en el país, aunque aclararon que las ventas seguirán por medio de sus canales electrónicos.

Especialistas del sector prevén que la recuperación sobre los volúmenes de ingresos tarde alrededor de un año y significa uno de los cierres más “retadores” para las minoristas.

“Es difícil estimar el impacto por el mes de cierre de Liverpool. Estamos hablando de un mes de ventas (...) hemos estado viendo que, cuando fue lo de la influenza H1N1 en el 2009 que es un impacto similar, les llevó casi un año recuperarse”, precisó en entrevista Marisol Huerta, analista en Grupo Financiero Ve por Más.

Verónica Uribe, estratega de Grupo Financiero Monex consideró que los impactos serán “negativos, previo al cierre, el flujo de los clientes en las tiendas departamentales era menor. Si bien, al cerrar las tiendas disminuyen algunos costos fijos que pueden ayudar a la baja de las ventas, es negativo para los resultados de la empresa”,

Jose Antonio Cebeira, analista de consumo en Actinver, manifestó que las empresas departamentales cuentan con la solidez financiera importante para poder hacer frente a los impactos económicos derivados del coronavirus, aunque, “es cierto que junto a los restaurantes y gimnasios son de las industrias que tendrán afectaciones importantes en el corto plazo”.

“Debido a emergencia sanitaria del Covid-19 emitida el lunes 30 de marzo por el Gobierno Federal, hemos tomado la decisión de cerrar a partir del martes 31 de marzo y hasta el 30 de abril todos nuestros almacenes Liverpool, tiendas Suburbia, centros comerciales Galerías y boutiques de diversas marcas a nivel nacional”, mencionó Liverpool.

La empresa detalló a este medio que busca garantizar los puestos de trabajo de sus 76,641 colaboradores, en sus 436 tiendas y galerías en toda la República mexicana, y, “en la medida de lo posible”, asegurar los sueldos, prestaciones.

“Nuestros colaboradores en piso de venta permanecen en casa ante el cierre de nuestras tiendas, el personal de oficinas corporativas lleva a cabo sus labores en casa desde el 17 de marzo y la división de comercio electrónico opera con el mínimo de personal necesario en centros de trabajo donde hemos reforzado las labores de sanidad y limpieza”, aclaró.  La empresa reducirá “rigurosamente” el presupuesto de inversiones, además que detuvo aquellos que no han iniciado o que se encuentran en una fase temprana. También, ha restringido los gastos de operación a los mínimos necesarios. “Implementamos soluciones de crédito en beneficio del cliente a fin de mantenerlos con la posibilidad de seguir utilizando su crédito y evitar altos niveles de morosidad de forma responsable. Los niveles de inventario y planes de compra se manejan con cautela. Estamos haciendo todo lo posible a fin de reducir al mínimo el flujo de mercancía”, precisó.

El Palacio de Hierro, cadena de tiendas departamentales de lujo, informó tambiénel cierre de sus 17 unidades en el territorio nacional, mientras que Sears, dio a conocer que el cierre de sus 97 tiendas departamentales tendrá una duración de un mes, en línea con los lineamientos de las autoridades sanitarias del país. El cierre de las departamentales mexicanas se suma al anuncio de los almacenes más grandes en Estados Unidos como Macy’s, GAP y Khol’s quienes emplean a más de 420,000 personas.

En febrero, la ANTAD reportó un aumento de 7.5% en las ventas en mismas tiendas, donde las departamentales tuvieron el mayor crecimiento, de 9.7 por ciento.

Cierran centros comerciales en CDMX; en la República, sólo medidas preventivas

Respecto a la Ciudad de México, el gobierno anunció el cierre de 338 centros comerciales (aproximadamente) que no tengan relación con la venta de alimentos y bebidas desde el miércoles, con la finalidad de evitar el contagio masivo del Covid-19. La jefa de gobierno precisó que las farmacias y los supermercados seguirán abiertos, pero con las medidas sanitarias y de sana distancia entre sus clientes y personal.

Dicha medida se suma a la tomada por el gobierno el Estado de México, pues, la semana pasada, Alfredo del Mazo, gobernador de la entidad, anunció el cierre de los centros comerciales. En otras ciudades como Monterrey, Guadalajara, Puebla, Querétaro y Cancún, las plazas continúan en operación, según información de corresponsales.

estephanie.suá[email protected]