La era en la que los logotipos de las empresas o las imágenes de sus productos eran los elementos protagónicos de su publicidad visual podría estar cerca de su final en nuestro país, pues las tendencias mundiales del mercadeo apuntan hacia la venta de conceptos más que de productos.

Profesionales de la mercadotecnia señalaron que en la actualidad, en mercados como el europeo la norma es apelar a las emociones de los consumidores, pero no aquéllas que surgen de las características físicas de los productos o del status mismo de la marca, sino las que nacen de una idea preconcebida de la experiencia con su uso.

En los últimos años hemos atestiguado un bombardeo de publicidad saturada de información cada vez menos significativa para los consumidores: cubiertas absorsec, bificapsulas, ceramidas, bandas orugaflex, etc., etc. Se trata incluso, en muchos casos de ofertas falaces. Está comprobado que la gente ya no compra eso , comentó El Economista Enrique Rojas, consultor independiente, en una charla reciente sobre mercadotecnia.

Al respecto, Jorge Alagón de Millward Brown señaló a este diario que un atributo esencial de la mercadotecnia que no debe perderse de vista es la claridad de asociaciones en los mensajes publicitarios, pues ello favorece la construcción de una experiencia con la marca por sobre la satisfacción de una necesidad ordinaria.

Para fortalecer a una marca es fundamental que el consumidor llegue a creer sistemáticamente que comprarla representa algo más que un consumo común y corriente. Tampoco se deben perder de vista la base de consumidores objetivo para cada producto , refirió el mercadólogo.

En este contexto, los expertos coincidieron que el mexicano es un mercado especialmente fecundo para un tipo de publicidad que explote más el lado sentimental de los consumidores.

México es un país altamente emocional, las empresas mexicanas deben tener confianza en que el posicionamiento de sus marcas se puede dar a través de un mayor uso del emotional marketing. Para ello necesitan actualizarse y el país debe ver a las experiencias exitosas de países como Brasil, Chile o Argentina , sentenció Rojas.

Por su parte, Jorge Alagón señaló que estudios de su firma revelan que, a diferencia de sus homólogos brasileños o argentinos, los consumidores mexicanos son más propensos a ser persuadidos para comprar cuando se identifican o se sienten tocados por anuncios televisivos.

APR