Las tres propuestas del gobernador José Calzada en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), que contemplan el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (Fassa) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR), son un esfuerzo por provocar una reforma fiscal y hacendaria que fortalezca el federalismo mexicano, dijo el secretario de Planeación y Finanzas del estado, Jorge López Portillo Tostado.

Es decir, hacer un replanteamiento, una reforma fiscal y hacendaria que se vincule a los presupuestos estatales y reconsidere el federalismo hacendario. Es la base para acceder a una reforma fiscal y hacendaria de carácter nacional, explicó.

En lo que respecta al ISR, la propuesta consiste en la aportación que realizan los trabajadores del estado y los municipios, que asciende a 630 millones de pesos.

La propuesta es que esos recursos se queden en el gobierno local, que no se vayan al Federal por razones de simplificación , atribuyó.

Derivado del flujo de los recursos a un fondo de recaudación participable, al Estado le aportan 20%, porcentaje que varía.

La idea es dejarlo en las finanzas estatales con el fin de fortalecer la infraestructura carretera del estado, de mantenimiento carretero e inclusive de carácter social, drenaje, electrificaciones de colonias populares y de comunidades rurales , sostuvo.

En lo que respecta al FAEB y el Fassa, se debe a que el crecimiento de ambos fondos no es proporcional al crecimiento de servicios, por lo que los estados tienen que hacer aportaciones exponenciales afectando continuamente sus recursos.

En una proyección, el funcionario dijo que a nivel nacional los recursos del FAEB crecieron de 1999 al 2003 en 17.5% anual, sin considerar la inflación, mientras que del 2004 al 2011 han crecido sólo 7% anual, si consideramos la inflación, estamos hablando de 2-1.5% que es totalmente insuficiente , aseveró.

De seguir con la tendencia, estimó que en el 2016 los estados estarán poniendo en conjunto 111 millones de pesos.

En lo que respecta a Querétaro, si no se modifica –advirtió-, en el 2016 el gobierno local estaría cubriendo 30% del total de los recursos del sector educativo, 2,500 millones de pesos, mientras que el FAEB apenas cubriría 70% de su obligación.

Por eso, el interés de que reformulemos el techo financiero del FAEB desde este presupuesto, para que gradualmente empecemos a recuperar ese espacio financiero y poder aplicar los presupuestos subsiguientes de esa forma , aseguró.

En la entidad, del 2008 al 2011 el Fassa ha crecido 23% y los recursos estatales al sector han subido 214 por ciento. Ahí está el problema de desfase financiero entre estos programas , expresó.

[email protected]