Kia Motors México (KMM) redujo 22 puntos porcentuales la dependencia de sus exportaciones a Estados Unidos, en los dos años que tiene de producir en el país.

Durante la celebración del segundo aniversario de la planta automotriz asentada en este municipio neoleonés, el director general de KMM, Horacio Chávez, señaló que en 2016, 85% de sus exportaciones se dirigió a Estados Unidos, en tanto que en 2017 fue de 63% y se espera que al finalizar 2018 este porcentaje se conserve.

En la actualidad, la armadora de origen coreano ya llega a alrededor de 65 países en el mundo, con lo que ha logrado reducir la dependencia hacia Estados Unidos en cuanto a exportaciones.

En un principio, en esta planta de Pesquería sólo se producía el modelo Forte y ahora se fabrican además las versiones sedán y hatchback de Rio.

Así, de las 108 mil unidades que se produjeron en México en el primer año, se exportaron más de 93 mil a norteamérica, latinoamérica y Oriente Medio, mientras que para 2017 se incrementó a 164 mil vehículos y este año se espera que sean 265 mil 600 de los 314 mil que estiman producir.

Hoy en día, de los autos que se manufacturan en la planta de Nuevo León, Kia exporta cerca de 73 por ciento, y a partir de este año la armadora lo estará haciendo a más de 65 países, superando el número de naciones a las que llegó en 2017.

En ese año el modelo Forte se exportó a nueve países, y en 2018 se tiene previsto llegar a 24 naciones, entre ellas Bolivia, Chile, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Por su parte, el modelo Rio llegó a 49 naciones durante 2017, y ahora se logrará exportar a 55 países, añadiendo a Egipto, Etiopía, Túnez y Laos.