La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) concluyó los lineamientos para que los operadores petroleros en el país lleven a cabo técnicas de recuperación secundaria y mejorada en sus yacimientos, con lo que podrán deducir 100% de las inversiones en estas actividades, con el fin de aumentar la extracción en campos maduros.

En su 31 sesión extraordinaria del año, el órgano de gobierno del regulador presentó el diseño final de estos lineamientos, que incluyen los requisitos que debe contener el programa de recuperación mejorada o secundaria de los contratistas que opten por llevar a cabo estas actividades, así como elementos técnicos que justifiquen su viabilidad económica, criterios para que el regulador pueda evaluar estos programas e información para darles seguimiento y supervisión. Con ello, los operadores están en posibilidad de deducir 100% del monto original de las inversiones realizadas y el monto no capitalizable en el ejercicio en que se efectúen para el pago de ISR, ya sea en materia de recuperación secundaria —que incluye inyección de fluidos o gases ya existentes en el yacimiento y que no modifican su composición para elevar la presión y que salgan los hidrocarburos— tanto para las asignaciones de Pemex o contratistas así como las inversiones en recuperación mejorada —en la que se inyectan compuestos no existentes en los yacimientos y se cambia la composición de los mismos— para los contratos, conforme a la Ley de Hidrocarburos.

En México existe todavía la posibilidad de producir alrededor de 11,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente mediante técnicas de recuperación mejorada. Esto es más del doble de las reservas probadas actuales, de poco más de 8,484 millones de barriles.

De acuerdo con los análisis de quien fuera comisionado de la CNH, Édgar Rangel —el investigador más respetado en el tema en nuestro país, QEPD—, en México, el factor de recuperación se estima  en 15% mediante fuerzas primarias.

[email protected]