Durante agosto del 2019 la informalidad laboral en México repuntó a un nivel de 56.3% después de que en el mes previo lograra un nivel de 55.9 por ciento. Este resultado implicó un ligero aumento de 0.4 puntos porcentuales en el total de trabajadores que se encuentran vulnerables en sus empleos por las condiciones no reglamentadas de los mismos, la mayoría carece de contratos, prestaciones sociales o jornadas adecuadas.

Por su parte el nivel de desempleo se mantuvo en igual que el mes previo: 3.6% de la población económicamente activa está buscando un empleo sin conseguirlo, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

En este lapso el desempleo fue más intenso para la población masculina; el 3.8% de los hombres económicamente activos no tiene trabajo mientras que para las mujeres la cifra ascendió a 3.2% del total.

Precarización laboral se reduce ligeramente

En el octavo mes del 2019 dos de los indicadores laborales que atienden al comportamiento de la precarización de los empleos en México mostraron mejoras modestas respecto de los meses previos.

La subocupación, que contempla a todos los trabajadores que aun teniendo un empleo están en busca de otro para cumplir sus necesidades económicas y temporales, registró una modesta caída de 0.3 puntos porcentuales pasando de representar al 7.6% de los ocupados a el 7.3 por ciento.

Por su parte, la tasa de condiciones críticas de ocupación también presentó significativas mejoras respecto del mes previo. A escala nacional el 18.9% de los trabajadores se encuentra empleado con salarios bajos, jornadas extensas o una combinación negativa de ambos factores. Este resultado es positivo debido a que en febrero de este año esta tasa alcanzó máximos históricos de hasta 19.58%, de acuerdo con los datos de la ENOE.

Servicios ocupan casi a la mitad de los trabajadores

El 41.7% de los ocupados en el país se concentran en el sector de servicios, siendo el sector que más da trabajo a los mexicanos. El resto de los ocupados se reparte entre el comercio (19.2%), en la industria manufacturera (16.8%), en el sector agropecuario (13.3%), en la industria constructora (7.8%) y en el resto de las actividades económicas (1.2 por ciento).

La mayoría de los trabajadores en México son empleados subordinados y remunerados, en esta condición se encuentran 67 de cada 100 ocupados (67.5 por ciento). El resto de los ocupados se emplea como trabajador por cuenta propia (22.7%), trabajadores no remunerados (4.9%) y empleadores (4.8 por ciento).

Precariedad, lastre

Urge ONG a aumentar salario mínimo

Entre el 2008 y el 2018, el porcentaje de pobres en el país sólo ha bajado 2 puntos, al pasar de una proporción de 44 a 42% de la población, por lo que la disminución de la pobreza “está estancada”, y en gran medida tiene que ver con el mercado laboral en el que se pagan bajos salarios y se utilizan contratos temporales para trabajos permanentes y evasión de seguridad social, por lo que es necesario impulsar cambios en estos ejes.

Así lo dio a conocer la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, que urgió a tomar medidas desde la política económica, y en especial desde la laboral. “El mercado laboral en México es de los peores en la región por bajos salarios, falta de seguridad social, ausencia de contratos formales y capacidad de negociación colectiva”, dijo Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de la organización civil.

En la mesa de análisis, David Kaplan, especialista en mercados laborales del BID, expuso que “el mercado laboral mexicano es un caso atípico en la región. Hicimos un análisis de 17 países en América Latina y México es el cuarto país más rico en cuanto a mercado, pero no corresponde, porque tiene el salario más bajo y tasas de informalidad elevadas”.

Francisco López Díaz, director de la Coparmex, sostuvo que es importante que se impulsen propuestas de recuperación salarial, como también es fundamental que “el sector empresarial voltee a verse a sí mismo y encuentre las debilidades para frenar la pobreza”.

Kaplan dijo que es posible que se mantenga la recuperación salarial sin afectar a las empresas.

Gómez Hermosillo agregó que la propuesta, con carácter de urgente, se entregó a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos para que apruebe un incremento de 30 pesos más al día. (Con información de María del Pilar Martínez)