El indicador IMEF del sector manufacturero se ubicó en 54.1 puntos en junio, subiendo 5.6 puntos desde el mes anterior, ubicándose por arriba de 50 unidades por primera ocasión desde octubre del 2016. Como otros índices anticipados, este indicador varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50) de la actividad económica.

A su vez, el Indicador IMEF No Manufacturero se elevó 2.1 puntos, para situarse en junio, en 54.5 unidades, con lo cual reafirma por segundo mes consecutivo un nivel en zona de expansión.

Si bien esta evolución del Indicador IMEF denota una mayor posibilidad de que se fortalezca la actividad económica en los siguientes meses, hay que ser cautos con su interpretación, en función de la pérdida de dinamismo y debilidad de algunos indicadores económicos, como el consumo de bienes y servicios nacionales, la actividad comercial interna y la inversión fija bruta , refirió el IMEF en su comunicado mensual.

En la evaluación de la situación de la economía de Estados Unidos los miembros del comité coincidieron en que los indicadores de ese país reflejan en general una evolución favorable, aunque moderada, de la actividad productiva. No obstante que los pronósticos de crecimiento del PIB tienden a ajustarse a la baja por debajo de la expectativa que se tenía, de alrededor de 3% (datos sobre ventas minoristas y producción industrial han resultado más débiles de lo que se esperaba), el ritmo de crecimiento se mantiene consistente dentro del muy prolongado ciclo vigente de expansión económica (inició en el 2010) , agregó el IMEF. Para el comité del Indicador IMEF, persisten factores de incertidumbre en torno a la administración del presidente Donald Trump, con la pretendida reducción de impuestos, sin embargo, conforme pasa el tiempo las expectativas de grandes cambios parecen diluirse .

rmorales@eleconomista.com.mx