La filial mexicana de la estadounidense Sempra Energy, Infraestructura Energética Nova IEnova arrancó este lunes la operación comercial de su nueva terminal marina de recibo, almacenamiento y entrega de productos refinados en el Nuevo Puerto de Veracruz, la cual representó una inversión de 300 millones de dólares para una capacidad de 2 millones de barriles.  

Su principal cliente será la empresa gasolinera Valero, que para sus operaciones en México almacenará gasolina, diésel, turbosina y aditivos oxigenantes, informó IEnova.  

Esta terminal forma parte de un proyecto logístico en la región golfocentro que contempla otras dos terminales terrestres en la zona de Puebla y el Valle de México, las cuales estarán vinculadas por ferrocarril y autotanque. 

Este proyecto fue adjudicado a IEnova mediante licitación pública por parte de la Administración Portuaria Integral (API) de Veracruz. Para el desarrollo de la terminal, IEnova trabajó junto con reguladores, el gobierno estatal de Veracruz y otros grupos de interés para completar una obra de infraestructura energética con tecnología de vanguardia y las mejores prácticas internacionales en materia de seguridad y cuidado medioambiental. 

El pasado 1 de diciembre, se recibió el primer buque tanque de Valero con 330,000 barriles de gasolina regular y Premium, proveniente de una de sus refinerías en el Golfo de México, como parte del periodo de pruebas. 

“Estamos muy orgullosos del inicio de operaciones de nuestra terminal de productos refinados de Veracruz, la cual nos permitirá beneficiar a la economía local, además de contribuir a garantizar la seguridad energética para el desarrollo, competitividad y bienestar del país, proveyendo un suministro confiable, eficiente y seguro de combustibles” mencionó Tania Ortiz Mena, directora general de IEnova. 

Ésta es la primera terminal de IEnova en iniciar operaciones comerciales y forma parte de una cartera integrada por otras seis terminales de recibo y almacenamiento de productos refinados en desarrollo, ubicadas en Baja California, Colima, Guadalajara, Puebla, Sinaloa y el Valle de México.  

IEnova es emplea en la actualidad a 1,300 colaboradores y tiene presencia en 17 estados de la República Mexicana. Ha invertido cerca de 9,600 millones de dólares en activos totales durante sus 23 años de historia en el país.  

Su estrategia de negocio dentro del sector energético integra el transporte, almacenamiento y distribución de gas (natural, etano y LP), además de la generación de electricidad y almacenamiento de productos refinados. La compañía fue la primera empresa de infraestructura energética en cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores y la única empresa de este sector que forma parte del S&P/BMV Índice de Precios y Cotizaciones y del ESG/BMV IPC Sustentable; parte del Índice de empresas sustentable del Dow Jones.  

La semana pasada, su matriz, Sempra Energy, anunció sus intenciones de cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores intercambiando una a una las acciones de su filial mexicana Infraestructura Energética Nova (IEnova), mismas que se encuentran en manos de particulares. Con ello, continuarían sus inversiones en infraestructura bajo una sola plataforma que permita tener más escala y generar mayores sinergias.  

De aceptarse esta propuesta y obtener los permisos correspondientes y la aprobación regulatoria en materia energética y de competencia, Sempra podría completar estas transacciones en el primer trimestre de 2021.  

Los activos de IEnova incluyen seis plantas de generación de energías renovables en operación (solares y eólicas) y dos en construcción, una planta termoeléctrica, más de 3,500 kilómetros de ductos para el transporte y distribución de gas natural, gas LP y etano, una terminal de almacenamiento y regasificación gas natural licuado y otra de gas LP, así como siete terminales de almacenamiento de productos refinados en desarrollo y construcción, teniendo presencia en 17 estados del país.

karol.garcia@eleconomista.mx 

kg