Prisa ha aprobado los términos para la refinanciación de su deuda, que extiende su vencimiento hasta 2025. Al mismo tiempo, ha acordado la venta del negocio de educación destinado al segmento de K-12 de Santillana en España a la finlandesa Sanoma por un valor del activo de 465 millones de euros, según ha indicado la compañía.

El acuerdo de refinanciación de la deuda supone extender su vencimiento desde finales de 2022 hasta marzo de 2025, con un coste inicial del 5.5% y un coste total medio del 7% durante la vida del contrato. Contempla la amortización de 400 millones de deuda (con lo que la deuda neta total se recortará más de un 30%) y establece el marco para una futura separación efectiva de los negocios de Educación y Media. La compañía contará con alrededor de 275 millones para reforzar su liquidez y facilitar el desarrollo de los planes estratégicos de sus negocios.

El precio por la venta de Santillana España, operación en la que Prisa ha estado asesorada por Morgan Stanley y Sanoma por Greenhill, ha quedado establecido sobre un valor empresa de 465 millones de euros, lo que supone un múltiplo de 9.6 veces sobre el ebitda medio del ciclo educativo del periodo 2017-2019. El precio será satisfecho íntegramente en efectivo en la fecha de cierre de la operación, una vez descontada la deuda neta a 30 de junio de 2020 del negocio objeto de la transacción, estimada en 53 millones de euros. La venta generará una plusvalía a nivel consolidado estimada en 385 millones de euros.

El cierre de la operación está condicionado a la obtención de la preceptiva autorización de las autoridades de competencia españolas, y de la junta general de accionistas de Prisa, así como a la formalización de la refinanciación.

Tras la venta del negocio de Santillana España, que representa el 21% del negocio del Grupo Santillana, éste se centrará en el impulso de los sistemas de aprendizaje en Latinoamérica.

rrg